Buenos Aires. Argentina presentaría formalmente el lunes una protesta ante una posible medida china para bloquear compras de aceite de soja del país sudamericano, en una disputa que amenaza un amplio volumen de divisas para Argentina en materia de impuestos a las exportaciones.

El ministro de Relaciones Exteriores argentino, Jorge Taiana, convocó al embajador chino en Buenos Aires para discutir el lunes sobre las posibles medidas del gigante asiático.

Buenos Aires había adelantado el fin de semana que expresaría ante el embajador de China su "malestar" y "preocupación" por eventuales medidas chinas de restricción a importaciones.

La citación al embajador es considerada por diplomáticos como una queja verbal de Argentina al gigante asiático.

Argentina es el principal proveedor mundial de aceite de soja y durante el año pasado vendió a China 1,84 millones de toneladas del producto por 1.400 millones de dólares.

Firmas chinas fueran llamadas a una reunión de emergencia la semana pasada en Pekín, donde se las instó a dejar de comprar aceite de soja de Argentina como represalia por la decisión del país sudamericano de restringir sus importaciones de productos de China, entre ellos zapatos y tubos de acero.

Un equipo dependiente del Ministerio de Comercio de China dijo a operadores que cancelaran cargamentos del producto de Argentina porque las autoridades chinas planeaban elevar los estándares de calidad para sus importaciones.

Cuando comenzaba la crisis internacional, Argentina restringió sus compras a China en función de proteger a su industria de la competencia de productos importados al final del 2008 y en el comienzo del 2009.

Las exportaciones de soja y sus derivados constituyen un pilar en la economía argentina, y el Gobierno podría perder alrededor de 600 millones de dólares en impuestos a las ventas externas durante este año si China suspende sus compras del aceite de la oleaginosa, según estimaron analistas.

Argentina, la tercera mayor economía de Sudamérica, enfrenta una situación de apremio financiero ya que este año deberá cumplir con pagos de deuda por hasta 15.000 millones de dólares.

La Embajada de China en Buenos Aires no contestó las llamadas de Reuters.