Buenos Aires. El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, denunció este viernes la existencia de una "campaña deliberada" para responsabilizar al Ejecutivo por la inseguridad y pidió al poder judicial una mayor "eficacia" para castigar los delitos.

En ese sentido, el jefe de Gabinete consideró que el documento que difundirá la Conferencia Episcopal "es una buena oportunidad para brindar un mensaje" sobre las acciones que lleva adelante el gobierno en la materia, y mencionó los incrementos en números de agentes, equipamiento, tecnología e inteligencia criminal.

A su vez, Capitanich cuestionó a los precandidatos presidenciales que "pretenden dar lecciones" sobre seguridad, y aseguró que muchos de ellos fueron "un desastre" cuando les tocó gestionar en esa materia.

El jefe de Gabinete, en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, destacó el rol del Estado nacional en la asistencia a las provincias en la materia.

"Si no hubiese existido la asistencia del Estado nacional, muchos delitos no hubieran sido esclarecidos", aseguró el funcionario.

"Muchos de los que pretenden ser candidatos presidenciales, en sus distritos tuvieron problemas severos en esta materia y fueron un desastre en las polí­ticas para prevenir o combatir delitos", precisó Capitanich.

Dijo que "está bien opinar" sobre cómo mejorar la seguridad, pero pidió "que todos nos comprometamos" en la solución del problema, a la vez que consideró que existe "un sesgo desde el punto de vista de la comunicación" respecto de los hechos de inseguridad reflejados por los medios de comunicación.

Las declaraciones del jefe de Gabinete coinciden con la divulgación de un documento de la cúpula de la Iglesia católica argentina en el que condena en términos muy severos el aumento de la violencia y la corrupción.

* Con información de Télam y EFE.