El gobierno argentino expresó su solidaridad con Grecia, "que viene haciendo seguramente las cosas como corresponde, evitando que sea más complicada la situación".

La palabra oficial correspondió al jefe del Gabinete de Ministros del país sudamericano, Aníbal Fernández, quien, antes de ingresar a la Casa de Gobierno, dialogó con la prensa local sobre temas locales y del exterior.

Consultado sobre la situación en Grecia, Fernández expresó la solidaridad con el pueblo y gobierno de ese país europeo.

El gobierno del primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, "encontró la situación muy complicada de por sí y los obligaron a llevarla a una situación casi sin retorno. En el día de ayer Tsipras tomó una decisión de dictar para el día de hoy un feriado cambiario, por la fuga de los fondos de los bancos", planteó el jefe de los ministros argentinos.

La situación en Grecia "fue provocada por los ajustes del Fondo (Monetario Internacional, FMI). Por eso mi solidaridad con el pueblo y con el gobierno de Grecia. Los obligaron a tener que tomar decisiones como bajar jubilaciones o reducir el gasto público o algunas cosas ridículas: han cerrado la televisión pública, complicaciones de las que no se sale con tanta facilidad", analizó.

El sábado pasado, en un mensaje televisado, Tsipras convocó a un referendo el 5 de julio sobre el acuerdo para la deuda que tiene el país propuesto por los prestamistas internacionales.

Tsipras hizo el sorpresivo anuncio unas cuantas horas antes de la crítica reunión del Eurogrupo en Bruselas encaminada a lograr a tiempo un acuerdo negociado de reformas a cambio de efectivo para evitar un incumplimiento de pagos y la salida del país de la eurozona.

"Respondemos al ultimátum con democracia", dijo el líder izquierdista al término de la reunión de gabinete convocada el sábado tras su llegada a Atenas, luego de maratónicas negociaciones en Bruselas.

Allí, los ministros de finanzas de la eurozona rechazaron la petición de Atenas de prorrogar el rescate hasta julio.

Grecia tiene que devolver 1.600 millones de euros (US$1.770 millones estadounidenses) este martes, y, sin un acuerdo con sus acreedores internacionales, se arriesga a la quiebra y a una posible salida de la eurozona.