El gobierno nacional renovó este viernes sus críticas a la Justicia, por la declaración de inconstitucionalidad del memorándum de entendimiento firmado entre Argentina e Irán, y consideró que representa "una intromisión" en temas que la Constitución "reserva para el Poder Ejecutivo y el Legislativo".

"Es la primera vez en la historia de nuestro país que un tratado internacional aprobado por el Congreso Nacional, a propuesta del Poder Ejecutivo, es analizado y rechazado por una Cámara de la Justicia, por lo tanto es una intromisión en temas que la Constitución reserva para el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo", dijo Timerman en declaraciones a radio Metro.

El canciller consideró también que el fallo de la Cámara Federal es "vergonzoso" y que "resuelve de alguna manera bastante inexplicable temas que hacen a la política exterior del país y la Justicia argentina", algo que "no tienen precedentes y de lo que no se han encontraron antecedentes en ninguno de los archivos de la Cancillería".

La Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal aceptó este jueves la solicitud de amparo interpuesta por la Asociación Mutualista Israelita Argentina (AMIA) y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), y declaró inconstitucional el acuerdo con Irán ratificado a comienzos de 2013.

La resolución del tribunal obtuvo la respuesta inmediata del Ejecutivo de la presidenta argentina, Cristina Fernández, que considera el memorándum como "un paso adelante" en la investigación del atentado que causó 85 muertos y más de 300 heridos.

En una rueda de prensa conjunta este jueves a última hora, el ministro de Justicia, Julio Alak, y el de Relaciones Exteriores, Héctor Timerman, cuestionaron la decisión de los magistrados, al considerar que "invade facultades del Poder Ejecutivo y del Congreso".

Argentina e Irán firmaron en enero de 2013 el memorándum de entendimiento, que fue aprobado por el Congreso argentino un mes después.

La propuesta contempla la creación de una comisión de expertos que revise la causa judicial y el desplazamiento de un juez argentino a Teherán para interrogar a los sospechosos.

Pese a haber sido ratificado por ambos países, el acuerdo está paralizado y es rechazado por la comunidad judía y el arco opositor argentinos.

El atentado contra la AMIA fue el segundo ataque terrorista contra los judíos de Argentina, después de que 29 personas muriesen en 1992 al explotar una bomba frente a la embajada de Israel en Buenos Aires.

La comunidad judía atribuye a Irán y a Hizbulá la planificación y ejecución de ambos atentados.

* Con información de EFE y Télam.