La Paz. El gobierno boliviano aseguró este domingo que el país no está en una carrera armamentista, en respuesta a versiones surgidas en Paraguay sobre una supuesta compra de armamento. Ese país anunció que destinará unos US$2 millones para reactivar sus bases militares en la frontera con Bolivia.

“Bolivia no está comprando armamento, no está en nuestros planes ahora ni estará en los planes inmediatos”, aseveró el ministro de Defensa, Rubén Saavedra.

Según la autoridad, las FF.AA. encaran un plan de equipamiento sobre todo en el rubro de transporte. “El plan más significativo que tenemos es la compra de helicópteros”, dijo. Los helicópteros serían utilizados en atención de desastres, lucha contra el narcotráfico y contrabando.

El 9 de febrero, el gobierno del presidente paraguayo, Fernando Lugo, anunció que destinará unos dos millones de dólares en la gestión 2011 para fortalecer el funcionamiento de sus bases militares en fronteras, entre ellos cuatro fortines militares abandonados en la frontera con Bolivia, en el Chaco Boreal.

El comandante del Ejército paraguayo, Darío Cáceres, afirmó a diarios de su país que el objetivo de potenciar sus destacamentos en el Chaco es el de hacer frente a distintos “tipos de amenazas” como la delincuencia, pero no así a una eventual amenaza extranjera.

Conflicto. Bolivia y Paraguay protagonizaron entre 1932 y 1935 la Guerra del Chaco por el control del Chaco Boreal. Bolivia perdió la contienda bélica y cedió 598.000 kilómetros cuadrados de territorio a su vecino paraguayo. Este domingo, Saavedra descartó un posible conflicto con Paraguay. Aseguró que son “especulaciones” y luego ratificó que tanto Bolivia como su vecino son países pacifistas.

“No avizoro ningún elemento de conflicto entre los países y atribuyo a especulaciones y falsa información lo que se estuviera comentando. Nosotros tenemos una muy buena relación diplomática con el Gobierno paraguayo”, manifestó.

El diputado paraguayo Mario Morel aseveró la pasada semana que la atención a los fortines no es ninguna respuesta al rearme de las fuerzas militares bolivianas, sino una iniciativa para dotar a las guarniciones de comodidades.

Saavedra explicó que la planificación de mejorar las unidades militares en frontera que efectúan todos los países es “una actividad normal y rutinaria”. “Nosotros en Bolivia buscamos siempre mejorar las condiciones de las unidades militares que tenemos en frontera. Entendemos que Paraguay está en esa dinámica”, sostuvo el ministro de Defensa boliviano.

*Armamento
Bolivia y Rusia negocian la venta de armamento ruso a través de créditos concesionales de al menos US$250 millones.

*Fortines
Los cuatro fortines que serán reactivados en el Chaco contarán con un pelotón de 30 soldados.