La Paz. El ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, confirmó para el 29 próximo el inicio de la consulta en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y aseguró que el gobierno está obligado a concertar, no a consensuar con los habitantes del parque. Paralelamente, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que desplazará 30 observadores para la consulta.

El cronograma establece que el proceso concluirá el 19 de agosto, mientras que del 20 de agosto al 3 de septiembre se elaborará el informe y el 6 de septiembre se presentarían los resultados. El gobierno desembolsó 681 mil bolivianos para el trabajo que desarrollará el TSE.

“Vamos a concertar con la comunidades indígenas, la Constitución Política del Estado señala que se debe concertar y no estamos obligados a consensuar, ya sea con las mayorías o minorías”, aseguró Sánchez en una conferencia de prensa.

La ley 222 de Consulta prevé que las comunidades Mojeño-Trinitario, Chimanes y Yuracarés deben tomar la decisión sobre el futuro del parque. Los dirigentes que lideraron la marcha en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure, entre ellos Adolfo Chávez y Fernando Vargas, anunciaron en reiteradas ocasiones que resistirán el proceso.

Los marchistas llegaron a La Paz el 27 de junio, tras 62 días de movilización desde Trinidad. El 10 de julio decidieron retornar a sus lugares de origen y desde allí resistir la consulta, porque el gobierno no atendió su demanda de anular la Ley 222. Los condicionamientos impidieron el diálogo entre las partes en conflicto.

La vocal del TSE Dina Chuquimia confirmo a la agencia oficial ABI que 30 funcionarios de esa institución tendrán la tarea de observar el proceso de consulta.

Sánchez informó que el gobierno desembolsó 681 mil bolivianos para la consulta que definirá la intangibilidad o no del parque. De suspenderse el carácter de intangibilidad, estará abierto el camino para la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por medio del parque.