La Paz. El gobierno boliviano considera que Estados Unidos actúa con doble moral cuando sostiene que reconoce la costumbre tradicional del acullico de coca, pero ratifica su rechazo a la enmienda a la Convención de la ONU de 1961, promovida por Bolivia, para despenalizar el consumo de coca.

“La posición que asume Estados Unidos es más política porque si ellos no están en contra del acullico de la hoja de coca, no tienen por qué oponerse a la enmienda que ha planteado Bolivia. Lo que se está pidiendo es que no se sancione el masticado de la coca en los países andinos y no andinos. Es parte de la cultura, tradición, costumbres de manera que creemos que hay una doble moral en este acto”, señaló el portavoz del gobierno, Iván Canelas en una conferencia de prensa.

La Embajada de EE.UU. en Bolivia dio a conocer su posición el miércoles 26, día en que se realizó en el país la “jornada de acullico”, para apoyar la enmienda a la Convención de 1961.

El vicepresidente Álvaro García aseguró que la postura de Washington es política, aunque expresó su esperanza de “que en los siguientes meses haya una actitud mucho más constructiva y adecuada (de EE.UU.) a la historia y realidad y que se deje de lado posturas políticas”.