El gobierno boliviano logró dividir a la dirigencia de la  de la Central Obrera Boliviana (COB) -la mayor del país- pactando un acuerdo con su líder, Pedro Montes y de paso logró detener la primera huelga general convocada contra la autoridad durante la gestión de Evo Morales. 

El gobierno logró la firma de un acuerdo con el líder de la COB, quien aceptó las propuestas del ejecutivo en materia de la ley de pensiones y el incremento salarial, pese al descontento de las bases.

Con la suscripción de este documento, el gobierno logró parar la marcha de protesta convocada por la COB, que partió de Caracollo el lunes 10 de mayo, en demanda de un incremento salarial mayor al 5% fijado por el Ejecutivo, señala larazon.com

La movilización se detuvo en Panduro, localidad en la que la dirigencia de la Cob haría conocer a sus bases las propuestas de Ley de Pensiones y de aumento a los suelos sugeridas por el Ejecutivo y a la que se trasladaron el ministro de la Presidencia, Óscar Coca, y el viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez.

La propuesta del gobierno de reducir la edad de jubilación de los trabajadores de 60 a 58 años, incluso a 56 y 51 en el caso de los mineros, logró el pleno respaldo de los trabajadores del subsuelo, quienes se desmovilizaron luego de que el ampliado aceptó ingresar en un cuarto intermedio en la marcha para suscribir el acuerdo en La Paz, previo análisis de cada uno de los sectores.