Exigen respuestas a su pliego petitorio, pero negó la participación del presidente Evo Morales en este proceso. Informó que hay ministros delegados para este fin.

“Hemos ratificado en reiteradas oportunidades el interés, la predisposición y el afán del gobierno por dialogar. El problema está en que nosotros queremos dialogar sin ningún tipo de condicionamientos, pero ellos lo condicionan a la presencia del Presidente. El diálogo está abierto y si ellos quieren, que vengan y dialoguen”, manifestó el ministro de Comunicación, Iván Canelas.

El titular de Trabajo, Félix Rojas, explicó que Morales no se reunirá con la dirigencia de la Central Obrera Boliviana (COB) debido a su apretada agenda de trabajo. La COB demanda al Gobierno la abrogatoria del Decreto 21060 y un aumento salarial mayor al 10% decretado por el Ejecutivo.

Al respecto, el ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, dijo que el gobierno insistió en la necesidad de diálogo y dijo que ahora espera que las movilizaciones de la COB no compliquen la libre movilidad de las personas.

Al hacer una evaluación de la jornada, Canelas señaló que la huelga general indefinida de la dirigencia cobista no tuvo impacto nacional y que en La Paz fue alentada por dirigentes radicales.

“Se nota que no existe una huelga general indefinida, como los dirigentes lo anunciaron. Lo que sí existe es un afán de generar violencia y perjuicio a la población paceña”, señaló.

El ministro criticó las declaraciones de monseñor Jesús Juárez, obispo de la Diócesis de El Alto, quien exigió diálogo al Gobierno. “Hemos venido ratificando esa predisposición al diálogo. Lo que no hemos escuchado del Monseñor es preocuparse por las cajas de seguros y hospitales, donde se ha dejado abandonado a miles de enfermos”, reprochó.