El gobierno del presidente Evo Morales afirmó este martes que tiene un plan de contingencia para enfrentar la sequía en Bolivia, en coordinación con municipios y gobernaciones, y que la registrada en varias regiones hasta la fecha es aún "moderada".

El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, explicó a los periodistas en La Paz, que los reportes de este fenómeno natural aún no son alarmantes, "por tanto no tiene todavía la fuerza como para afectar a la provisión de productos en el mercado interno".

El viceministro detalló que en sus planes operativos tienen estrategias para afrontar la sequía, a través de tres tareas, que se realizan de manera coordinada con alcaldías y gobernaciones.

"Primeramente se efectúa una evaluación con técnicos de los gobiernos subnacionales, luego se alista un diseño del marco jurídico con miras a las declaratorias de emergencias para movilizar recursos económicos, dependiendo de la magnitud del desastre", aseveró.

Una tercera tarea, continuó la autoridad, de instruye anticipadamente las compras de insumos veterinarios necesarios, además de otros para distribuir a las familias afectadas.

De acuerdo con un informe del viceministerio de Defensa Civil, al menos 15 municipios de La Paz (oeste), Chuquisaca (sur) y Santa Cruz (este) son castigados por la sequía.

El reporte señala que la situación es más crítica en el Chaco chuquisaqueño, donde hay menos recursos, más necesidades y son más vulnerables.

Según los datos de la autoridad gubernamental, se declaró emergencia departamental en La Paz por la sequía registrada en cuatro municipios: Charaña, Calacoto, Laja y Catacora. A éstos se suma el de Caquiaviri.

Para el viceministro Vásquez, esta sequía tiene una "mínima afectación" con relación a otros años. "Para nosotros es una sequía moderada, es natural en esta época y no tendrá mucha incidencia", agregó.

Defensa Civil entregó el fin de semana alimentos y herramientas a 850 familias de los municipios damnificados en La Paz, y a las regiones del Chaco cruceño y chuquisaqueño se envió cisternas de agua para el consumo humano.

La sequía en La Paz provocó la mortandad de camélidos por falta de forraje. Se reportaron aproximadamente 2.500 familias afectadas.

Un reporte de la Gobernación tarijeña señala que varios municipios de Tarija (sur) se ven afectados por la sequía, ya que el intenso calor y falta de agua potable ponen en serio riesgo la salud de los habitantes y la producción agrícola de la región.