El presidente de Bolivia, Evo Morales, decidió discutir los términos de la reversión de la concesión del yacimiento nortepotosino de Mallku Khota, adjudicado desde 2007 a la firma canadiense South American Silver (SAS), con los dirigentes de las comunidades de esa zona andina del país.

La propuesta del gobierno de Evo Morales, entregada este sábado por la tarde a las autoridades originarias de Sacaca y Charcas, intenta responder a las exigencias de los comunarios de la zona que rechazaron la presencia de la firma extranjera y pidieron la nacionalización de la futura mina.

No obstante esa señal, los comunarios no liberaron a los ingenieros Fernando Fernández y Agustín Cárdenas, retenidos contra su voluntad desde el pasado 28 de junio. El viernes, tres personeros de una contratista de la firma canadiense huyeron aprovechando un descuido de sus captores.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, dijo que Morales aceptó, incluso, reunirse con los dirigentes de la zona minera para analizar los “detalles técnicos y legales” de la reversión del yacimiento, rico en galio, indio y plata, según las prospecciones de la minera.

“Es un poco muy difícil (sic) sacar de manera inmediata y promulgar el decreto supremo. Necesitamos ponernos de acuerdo con los técnicos y los comunarios”, explicó la autoridad ayer a radio Pío XII de Llallagua. El encuentro se realizará a primera hora de este domingo en Cochabamba.

Santalla se mostró optimista por los resultados que pueda arrojar la reunión de este domingo, donde se podrán analizar, dijo, el conjunto de los pedidos que tienen los habitantes de los municipios implicados en el proyecto minero de Mallku Khota.

El viceministro de Régimen Interno, Jorge Pérez, declaró, en una rueda de prensa, que la Policía procedió a un “retiro táctico” y aseguró que en ningún momento el gobierno abandonó a los rehenes a los que se sumó un efectivo de la Policía de Cochabamba. “Si incursionamos corremos el riesgo de perder vidas”, afirmó la autoridad tras asegurar que en la zona existen comunarios armados.

Este jueves, tras un operativo de la Policía para liberar a los rehenes, se produjo un enfrentamiento del que resultó muerto José Mamani del ayllu Sullka. El Gobierno negó haber empleado armamento en el operativo.

Pérez también rechazó la posibilidad de que en las negociaciones se discuta la liberación del dirigente Cancio Rojas, detenido en Potosí por delito de secuestro. “No negociamos delitos”, puntualizó el viceministro.

A mediados de junio, la subsidiaria de SAS advirtió que la mina no podrá ser explotada por cooperativistas o comunarios porque se necesita tecnología especializada para obtener el mineral diseminado del área. El presidente de la empresa Mallku Khota, Felipe Malbran, dijo entonces que se habían previsto inversiones de hasta US$1.000 millones para poner en marcha el proyecto de explotación minera.

El ex ministro de Minería, Dionisio Garzón, señaló, además, que para efectuar este tipo de explotación “es necesario tener tecnología que optimice la recuperación de los minerales y de refinación que garantice una recuperación por encima del 80% del mineral para que haya utilidades”.