La Paz. El titular del Ministerio de Gobierno de Bolivia, Carlos Romero, afirmó este miércoles que está en marcha una "conspiración" que amenaza la vida del presidente boliviano, Evo Morales, a través de una serie de acciones.

El funcionario señaló en conferencia de presa en el Palacio Quemado (sede del gobierno) en la cudad de La Paz, que entre estas acciones está el sobrevuelo de "drones" (naves no tripuladas) sobre la residencia presidencial.

Dijo que un usuario de la red social Facebook también ha amenazado por esta vía privar de la vida al presidente Morales, además de otras expresiones discriminatorias en su contra.

Romero detalló que dichos mensajes corresponden a la cuenta en la red social de una persona registrada como José Manuel Terrazas Granier, quien de manera literal escribió: "Te voy a matar", así como otros insultos "irreproducibles".

"Es una amenaza de muerte dirigida al presidente y se ha hecho de conocimiento público, y simplemente a través de los medios de comunicación lo estamos socializando", comentó el ministro de Gobierno.

Sostuvo que en el caso del último avistamiento, al seguir el artefacto se constató a dos personas que lo controlaban, quienes explicaron que llevaban a cabo pruebas nocturnas para una empresa de filmación.

El mensaje a través de Facebook se dia en medio de un ataque "incesante" al mandatario iniciado desde febrero pasado y forma parte de una "estrategia" para reavivar sentimientos "raciales, odio, confrontación, polarización, descredito y descalificación".

El funcionario de Estado demandó además que la justicia actúe con la mayor rapidez y rigurosidad en el caso.

A su vez, el ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, expresó en la misma conferencia de prensa que la víspera por la noche se detectó un "dron" en las inmediaciones de la residencia presidencial en la zona de San Jorge en La Paz.

Señaló que el 17 de febrero también se observó volar uno de estos aparatos cerca de la casa del vicepresidente Alvaro García Linera.

Sostuvo que en el caso del último avistamiento, al seguir el artefacto se constató a dos personas que lo controlaban, quienes explicaron que llevaban a cabo pruebas nocturnas para una empresa de filmación.

Ferreira comentó que ambas personas fueron dejadas en libertad, debido a la ausencia de un marco normativo para estos casos, aunque anunció que se trabajará en una ley que evite incidentes en que equipos a control remoto pongan en riesgo la seguridad del Estado.