La Paz. En medio del diálogo con los indígenas para concertar el reglamento de la ley de protección del Tipnis, el gobierno decidió hacer cumplir el carácter intangible del parque y suspendió licencias para extracción de madera, turismo y un plan de cuero de saurios en la zona.

Dirigentes de la marcha en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) calificaron como arbitraria la decisión del gobierno, sobre todo cuando aún está en discusión la propuesta de reglamento que presentaron, y que limita la intangibilidad al núcleo del parque, garantizando el resto de actividades.

La viceministra de Medio Ambiente, Cinthya Silva, informó en una conferencia de prensa de que, como consecuencia de la revisión de la situación legal de las empresas que operan en el parque, fue suspendida la licencia ambiental de la empresa de turismo Untamed Angling SA. Una vez notificada, deberá paralizar sus actividades y abandonar la región, afirmó.

“Esta empresa no tenía un permiso especial del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) para operar dentro del área protegida”, explicó la autoridad, quien también precisó que esas actividades, por otro lado, vulneraban el principio de intangibilidad.

La ley corta de protección Tipnis, aprobada por la presión de la marcha indígena entre Trinidad y La Paz, vetó la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el parque, declarado intangible. El vicepresidente Álvaro García señaló el 28 de octubre que hay actividades “industriales” en la zona que chocan con el carácter especial de este territorio.

El director de Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), Clíver Rocha, informó de que también fueron revocadas las licencias ambientales de las empresas madereras Suri, Huanca Rodríguez e Isigo, que tenían un área de operaciones de 70 mil hectáreas.

Además, anunciaron que no renovarán en 2012 la autorización para el plan de cuero de saurios. El diputado indígena del oficialismo Pedro Nuni, quien participó de la marcha, calificó como arbitraria la decisión de las instancias del gobierno, porque está en proceso de discusión, precisamente los alcances de la intangibilidad.

Los líderes de la marcha entregaron al gobierno una propuesta de reglamento que limita el carácter especial al aspecto cultural y al núcleo del territorio. Nuni sostuvo que el gobierno pidió aplazar el debate hasta el 22 de noviembre. “Esto se ha convertido en una situación política entre los indígenas y el oficialismo”, cuestionó.

El presidente Evo Morales afirmó el jueves en San Ignacio de Moxos que entendía por intangibilidad no tocar nada. Esto “afectará principalmente a la gente que vive en el parque Isiboro Sécure”, advirtió ese día, en el que organizaciones vivas, a través de pronunciamientos públicos, exigían reactivar la carretera por el parque.

Silva llamó a la dirigencia a reflexionar sobre lo que ocurre. “Las comunidades deben reflexionar sobre si ésta es la realidad que quieren vivir en el parque”, afirmó la viceministra. Para la autoridad, puede reactivarse la actividad turística “si cambiaran las condiciones de la intangibilidad y pudiera retomarse esta actividad regularizando los otros aspectos legales…”

El indígena Lázaro Tacó acusó al Gobierno de dilatar la aprobación del reglamento para ejecutar decisiones de forma unilateral. “Están buscando dilatar el reglamento, no tienen voluntad política porque quieren ejecutar sus decisiones sin la consulta a la dirigencia”, denunció.

La empresa Untamed Angling (Pesca Salvaje), dedicada al turismo y pesca deportiva, opera en cuatro comunidades. El gobierno denunció que por cada turista cobra US$7.000, de los cuales sólo US$200 eran destinados a la comunidad indígena.

Nuni indicó que los recursos económicos que generan las actividades en el parque permiten a los indígenas adquirir alimentos, ropa y otros enseres. La pesca y la caza sólo son de subsistencia, dijo. Silva informó de que continuará la inspección en el Tipnis para anular cualquier actividad ilegal y garantizar el principio de intangibilidad.