Santiago. El ministro del Interior de Chile, Rodrigo Peñailillo, consideró este martes como positivas las críticas del Partido Demócrata Cristiano (PDC), que solicitó se reforzara la conducción política del gobierno.

En su Consejo Nacional, ese partido analizó el lunes las disputas de las últimas semanas entre los partidos de la Nueva Mayoría, coalición de gobierno que lidera la presidenta Michelle Bachelet, las cuales provocaron fuertes tensiones, especialmente entre los democratacristianos.

Esos desencuentros se produjeron por declaraciones y críticas mutuas de diputados del PDC, el Partido Comunista y el Partido Socialista respecto al proyecto de ley sobre la Reforma Educacional, la cual se debate en el parlamento.

El ministro afirmó: "Claramente, la coordinación política es fundamental, así que en eso coincidimos plenamente con el Partido Demócrata Cristiano", en declaraciones a Televisión Nacional.

"Tomamos de la declaración del PDC, un partido de la Nueva Mayoría, un partido de gobierno, e insisto, un partido que ha estado en uno y cada uno de los proyectos de ley que ha planteado el gobierno de la presidenta Bachelet, como algo por supuesto positivo que lo tomamos y nos hacemos cargo".

Además, Peñailillo mostró su disposición a "revisar todos aquellos procedimientos, aquellos mecanismos de coordinación que puedan estar y puedan ser insuficientes".

El Consejo Nacional del PDC acordó "reforzar la conducción política del gobierno y que los liderazgos responsables y representativos se hagan presentes con su opinión".

En la Nueva Mayoría, el PDC es el único partido de "centro", mientras los partidos Socialista, Radical y Por la Democracia son de "centroizquierda", y el Comunista, Izquierda Cristiana y Movimiento Amplio Social son de izquierda.

Con su entrada al gobierno de Bachelet, es la primera vez en la historia que democratacristianos y comunistas se integran a una misma coalición de gobierno en Chile.

En opinión de Peñailillo, "es tarea de todos crear los mecanismos e instancias para resolver nuestras legítimas diferencias, y rectificar las conductas indebidas sobre la base de la unidad en la diversidad".

Si bien ratificó su permanencia en la Nueva Mayoría, la directiva del PDC pidió acabar con las "zancadillas" y llamaron al respeto al interior del oficialismo.

Su presidente, el senador Ignacio Walker, dijo que las "expresiones ofensivas, al final, a lo que contribuyen es a deteriorar la convivencia al interior de la Nueva Mayoría".

También Walker aceptó las disculpas del diputado socialista Fidel Espinoza por la foto que subió a las redes sociales en donde el líder democratacristiano aparece riendo con el fallecido dictador Augusto Pinochet: "Siempre hay actitud de humildad para aceptar unas excusas que espero sean sinceras", comentó.

Por último, dijo que su partido seguirá "aportando nuestro punto de vista que refleja nuestra identidad como partido demócrata cristiano, para recoger esa diversidad que termina enriqueciendo la propuesta del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet".

Por su parte, el Partido Comunista (PC) buscó retomar el buen clima de diálogo dentro de la Nueva Mayoría, y el diputado Lautaro Carmona pidió respeto a las identidades de los partidos que componen el conglomerado oficialista.

En tanto, el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, fue categórico al señalar que la tensión entre el PDC y el PC está cerrada y "que las personas que cayeron en descalificaciones deben ser capaces de mejorar esas conductas".