Santiago de Chile. El gobierno chileno admitió ese jueves la necesidad de que los trabajadores tengan "sueldos justos" y una mejor seguridad social como sus mayores desafíos en materia laboral.

Chile debe trabajar para determinar "cómo avanzamos en tener un trabajo decente y no sólo cifras y estadísticas de desempleo", dijo la ministra del Trabajo, Javiera Blanco.

"Detrás de cada uno de esos datos debe haber un salario justo y seguridad social", señaló la ministra, que asistió a la manifestación conmemorativa por el Día del Trabajo convocada por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la principal organización sindical del país.

"En lo que tenemos que avanzar en nuestro país es en considerar cómo convergemos para que cuando hablemos de salario mínimo también hablemos de condiciones que nos permitan superar la pobreza", dijo Blanco a los periodistas antes del inicio de la manifestación.

Recordó que actualmente hay en Chile 700.000 jóvenes de entre 19 y 29 años que no estudian ni trabajan.

"De ellos 540.000 son mujeres, por lo tanto hay un foco de preocupación. Esto no es sólo elevar tasas de empleo, sino que además elevar y aumentar nuestra fuerza de trabajo", añadió.

Aseguró que para atacar ese problema el gobierno de Michelle Bachelet está trabajando para generar "un programa y un plan sobre innovación y productividad" y también en un proyecto para mejorar las condiciones laborales de las empleadas domesticas.