Santiago. Una serie de medidas para mejorar la calidad y acceso a la educación propuso este miércoles el gobierno chileno, en el marco de un conflicto estudiantil que se arrastra por más de dos meses y que lo ha puesto en jaque provocando una fuerte baja en las encuestas.

El ministro de Educación, Felipe Bulnes, dijo que el gobierno encabezado por Sebastián Piñera estaba haciendo un nuevo esfuerzo con la entrega de esta propuesta, la que busca aliviar el alto endeudamiento que sufre especialmente la clase media de ese país.

En concreto, Bulnes presentó cuatro ejes centrales en los que el Ejecutivo pondrá énfasis:

*Reprogramar las deudas de 110 mil estudiantes y ex estudiantes morosos, condonando sus intereses penales y sacándolos de un registro nacional de deudores (Dicom).

*Desmunicipalizar la educación primaria y secundaria, dejándola bajo la supervición de un organismo público liderado por técnicos electos bajo el Sistema de Alta Dirección Pública (que busca reducir a su mínima expresión el cuoteo político en el aparato estatal).

*Un sistema de becas y créditos para el 60% de la población más vulnerable y la clase media.

*Prohibición del lucro en la educación superior, un objetivo consagrado en la ley chilena, sin embargo, muchas universidades privadas lucran a través de sociedades fantasmas.