La entrega de las obras del colegio Salvador Sanfuentes, uno de los establecimientos educacionales destruidos por el terremoto del 27 de febrero de 2010, fue el escenario escogido por el Presidente Sebastián Piñera para exhibir en terrenos los avances en reconstrucción al cumplirse 2 años de la catástrofe.

Acompañado de la Primera Dama, Cecilia Morel, y del ministro de Educación, Harald Beyer, el mandatario visitó las dependencias escolares, en la comuna de Santiago, que requirieron una inversión de $1.373.207.930 (US$2,8 millones).

Reconstruir es el mejor recuerdo para las víctimas del 27-F, dijo el Mandatario, en una alocución marcada por la defensa de la labor del Gobierno en esta materia, y un emotivo minuto de silencio.

Al respecto, Piñera señaló que hay un avance de dos tercios en la reconstrucción y "eso es algo objetivo" y comprobable en las diferentes páginas web de los ministerios, según apuntó.

"Muchos ya ven el terremoto como algo lejano y distante porque Chile hoy es muy distinto a ese Chile con el cual amanecimos esa madrugada del 27 de febrero", dijo, añadiendo que la entrega de esta escuela es el mejor ejemplo de ese impulso.

De todos modos, añadió que pese al "tremendo logro" verificado en esta materia, aún falta "un largo camino".

Además, nuevamente echó mano a las comparaciones, señalando que países mucho más desarrollados, como Estados Unidos y Japón se fijaron un plazo de 10 años para la recuperación tras sufrir catástrofes naturales, en tanto Chile se puso como meta la reconstrucción en tan sólo 4 años.

La actividad en la escuela Salvador Sanfuentes para conmemorar el segundo aniversario de la tragedia se suma a la ceremonia ecuménica programada en La Moneda.