Santiago, Xinhua. El gobierno chileno no descartó hoy la aplicación de un estado de excepción en la Región de la Araucanía, tras el atentado incendiario que provocó la muerte de un matrimonio de hacendados la madrugada del viernes pasado.

"No está descartado ninguna medida en los próximos días o en las próximas semanas. Estamos evaluando los escenarios de lo que está ocurriendo en la Araucanía", dijo la ministra vocera de gobierno, Cecilia Pérez.

Una serie de atentados incendiarios realizado por grupos de desconocidos han sacudido a la Región de la Araucanía, al sur del país, en acciones atribuidas a activistas mapuche radicalizados, en el marco de su reclamo de restitución de sus territorios ancestrales.

En el atentado más grave un matrimonio de hacendados en la localidad (distrito) de Vilcún murió luego que su vivienda fuera incendiada por desconocidos.

El gobierno chileno, que calificó el atentado como acto terrorista, anunció un reforzamiento de la policía en la conflictiva región, a unos 800 kilómetros al sur de Santiago.

Desde el viernes pasado se han sucedido al menos una docena de atentados incendiarios.

Fuentes judiciales y policiales han ligado el atentado al resurgimiento de la violencia en la región, coincidente con el cuarto aniversario de la muerte del activista mapuche Matías Catrileo, muerto por disparos de la policía en enero de 2009.

Fuentes judiciales y policiales han ligado el atentado al resurgimiento de la violencia en la región, coincidente con el cuarto aniversario de la muerte del activista mapuche Matías Catrileo, muerto por disparos de la policía en enero de 2009.

El gobierno y la oposición de centro izquierda difieren en cuanto a la aplicación de la Ley Antiterrorista y aún más sobre estados de excepción.

"Esperamos llegar a los acuerdos mayores. Si hay diferencias, se pueden manifestar legítima y públicamente, y que sean los habitantes de la Araucanía los que juzguen", dijo la portavoz gubernamental.

Para el gobierno del presidente Sebastián Piñera ésta "es una situación que se arrastra por décadas, donde todos los gobiernos anteriores han fracasado" (por lo que) hoy se necesita una unidad nacional, política,social, policial", añadió.

En Chile no se ha aplicado un estado de excepción desde la declaración de Estado de Emergencia en la Región del Biobío, tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, una medida para prevenir saqueos y pillaje que se generó en las ciudades de la región tras el cataclismo.

Los mapuche, la mayor etnia originaria del país y que con unas 800.000 personas, representa aproximadamente al seis por ciento de la población chilena, reclaman la restitución de su territorio ancestral.