El gobierno colombiano admitió los líos de seguridad para algunos candidatos en las llamadas zonas rojas o de conflicto en el país.

En desarrollo del debate que adelanta la comisión segunda del Senado sobre la seguridad de los candidatos y el proceso electoral del Colombia, el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera Salazar, admitió un incremento en de las amenazas, al hacer un comparativo con las cifras de 2007.

Según Rivera, a agosto de 2007, habían sido asesinados ocho aspirantes, mientras en 2011 esa cifra va en 18.

Así mismo dijo que se registraron seis atentados contra candidatos en 2007, mientras ocho se han dado en 2011.

Sin embargo, Rivera pidió a la opinión esperar a que sean depuradas las cifras, pues éstas pueden bajar con la revisión que haga la Fiscalía General de la Nación.

"¿Qué hace falta? cambio de estrategia, cambio de ministro o cambio de cúpula militar". Camilo Romero Galeano, senador.

Para el gobierno muchos de los atentados contra candidatos pueden obedecer a temas personales y nada tienen que ver con el proceso electoral.

"Para el gobierno un caso es obsesivo pero debemos mirar el contexto que hay 100 mil candidatos", aseguró.

Seguridad para candidatos. El jefe de la cartera de Defensa dijo que hay municipios donde hay toda clase de intimidación pero ahí los candidatos están denunciando a las autoridades la presión de la criminalidad.

“Si un grupo armado ilegal plantea ese desafío para nosotros se convierte un tema de honor brindarle seguridad a ese candidato para que pueda adelantar su campaña”, aseguró.

Para Rivera es indispensable retribuirle a ese candidato la confianza en el ministerio de Defensa.

Riesgo en municipios. Al referirse acerca de la situación en los municipios, el ministro señaló que hay 84 municipios en riesgo extraordinario y 92 en riesgo alto.

En cuanto a la situación de atención electoral, donde puede existir una sofisticada capacidad de corrupción o cooptación a los electores, Rivera manifestó que hay riesgo alto en 161 municipios y riesgo medio en 187.

La advertencia del Congreso. Un preocupante panorama se conoció este martes con miras a las elecciones de octubre y el riesgo para los candidatos.

En el debate que sobre el tema desarrolla la comisión segunda del Senado, se conoció que sigue siendo el paramilitarismo el principal problema de orden público para los próximos comicios.

Al revelar que hay 978 municipios en riesgo, el senador Camilo Romero Galeano, citante al debate, dijo que como lo dijo el propio presidente Juan Manuel Santos "hay una mano negra" de la extrema derecha que quiere afectar el proceso electoral.
"Quedaron vivos reductos de paras y van a jugar a muerte el poder y control territorial en el país", aseguró.

Ya van 27 candidatos asesinados, seis en la última semana. En ese sentido, 66 aspirantes han sido asesinados.

"Nos faltó mucho porque toda la presión del gobierno golpeó el escenario nacional pero dejó intacto el poder local de los paramilitares en cabeza de las bacrim", aseguró.

De otro lado, Romero habló de cómo las elites políticas regionales actúan con "máscaras" para llevar a cabo actos de la ilegalidad.

Para esto, citó el caso del exrepresentante Édgar Ulises Torres, quien fue condenado por parapolítica y hace proselitismo en el departamento de Chocó.

Según él, hay grupos que usan la democracia desde la ilegalidad para afectar a la población.
Dentro del planteamiento de Romero le preguntó al ministro de Defensa, Rodrigo Rivera Salazar:
"¿Qué hace falta? cambio de estrategia, cambio de ministro o cambio de cúpula militar".