Bogotá. El gobierno de Colombia estaría pensando no autorizar nuevos operativos para la entrega por parte de las FARC de los dos secuestrados, Guillermo Solórzano y Salín Sanmiguel, que mantienen en su poder.

Aunque no se ha oficializado la respuesta del ejecutivo a la posibilidad de partir hacia el Cauca, donde ahora serían entregados, el malestar en la presidencia es inocultable a esa idea.

El vicepresidente Angelino Garzón dijo que las FARC de nuevo engañaron al país y deben dejar libres a los dos secuestrados como estaba previsto.

"Que los dejen en cualquier vereda”, aseguró Garzón en diálogo con La FM.

Este domingo, Eduardo Pizarro, delegado del gobierno para el proceso de entrega de los cautivos, dio a conocer que los dos secuestrados no habían sido liberados porque no estaban en el lugar que había dicho la guerrilla. Las FARC dieron a la misión humanitaria unas coordenadas erróneas.

"A pesar del cumplimiento por parte del gobierno de sus compromisos, las FARC han cometido un acto que nos escandaliza", dijo Pizarro.

El portavoz gubernamental agregó que "las FARC entregaron unas coordenadas en el departamento del Tolima; los helicópteros fueron a esa zona y resulta que supuestamente los secuestrados no se encuentran en el departamento del Tolima, sino en el departamento del Cauca".

"Esta conducta de las FARC extraña, molesta y nos inquieta mucho", agregó, para después preguntarse: "¿por qué razón entregaron coordenadas en el sur del Tolima?".

Pizarro informó de que "el gobierno nacional ha tomado la decisión de cumplir los compromisos" y, por ello, se reactivaron los operativos castrenses en la zona donde se suspendieron para facilitar la entrega.