Bogotá. El proceso de liberación del mayor de la Policía Guillermo Solórzano y del cabo del Ejército Miguel Antonio Sanmiguel, que no pudo llevarse a cabo el domingo pasado como estaba previsto, según el gobierno, por el incumplimiento de las FARC, se reactivó este martes luego de que el vocero del ejecutivo, Eduardo Pizarro, así lo confirmara.

Pizarro aclaró, no obstante, que esta vez será el gobierno el que determinará la hora cero para el cese de operaciones de las Fuerzas Armadas en el lugar en el cual serán dejados en libertad los uniformados.

“Sólo hasta que los aeropuertos estén completamente acondicionados, el clima esté a favor y haya una absoluta certeza de las coordenadas, el gobierno dará la hora cero para el cese de operaciones y ahí sí ir por los secuestrados”, aclaró el delegado de la Casa de Nariño en Procesos de Liberaciones.

Asimismo, Pizarro enfatizó que no se permitirán más shows mediáticos que permitan ventajas de carácter político o de cualquier otro tipo y que se exigirá a las FARC la liberación sin condiciones, en un futuro cercano, de los 16 miembros de la Policía Nacional y del Ejército que se encuentran secuestrados por ese grupo guerrillero.

“Nosotros no estamos dispuestos a aceptar que las FARC vuelvan a incumplir con sus compromisos y por son siguiente le exigimos a las FARC que en esta ocasión haya una total disponibilidad y compromiso con lo que han asumido”, puntualizó Pizarro.

El funcionario señaló que esta autorización obedece al compromiso que tiene el gobierno nacional con las familias de los dos secuestrados y con los uniformados que “nos están esperando, que están exigiendo su libertad después de esas condiciones horribles en las que se encuentran secuestrados”.

Este domingo las FARC entregaron al policía Carlos Alberto Ocampo, quien no figuraba entre los anunciados en diciembre, pero no hicieron lo mismo con Solórzano y Sanmiguel.

Según el gobierno, la guerrilla entregó unas coordenadas erróneas que dieron al traste con la liberación de esos dos secuestrados.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reveló este lunes que las FARC "incumplieron con las coordenadas, incumplieron con las entregas y propusieron a última hora, cuando ya no era posible, realizar la entrega en un lugar que estaba fuera de las áreas previamente acordadas".

Aunque Santos dijo este lunes que se estaba evaluando la posibilidad de ir a buscar "por tierra" a los dos secuestrados, sin embargo, Pizarro aclaró que en la nueva operación volverán a usarse los helicópteros prestados por Brasil para las liberaciones de la semana pasada.

"No estamos dispuestos a que las FARC vuelvan a incumplir. Exigimos total responsabilidad y compromiso de su parte", remarcó.

Además, recordó que el gobierno exige la liberación "inmediata y sin condiciones" de los 16 policías y militares, algunos secuestrados hace más de 12 años, a quienes las FARC quieren intercambiar por guerrilleros presos.