Aunque todavía no hay una confirmación oficial por parte de Medicina Legal, la entidad encargada de determinar científicamente la identidad de una persona, la canciller María Ángela Holguín explicó que los cuerpos que encontró ayer la Policía en Tumaco corresponden a los tres ciudadanos ecuatorianos, miembros del equipo periodístico del diario El Comercio de Ecuador: Paúl Rivas, Efraín Segarra y Javier Ortega. El anuncio lo hizo en un viaje a La Guajira, mientras que en Cali se encuentran los familiares de los tres hombres que fueron secuestrados y asesinados por disidencias de las Farc, lideradas por alias Guacho, a la espera de conocer el dictamen forense.

La canciller Holguín agregó que desde este jueves se comunicó con su homólogo en Ecuador para darle la noticia de que “habíamos encontrado los cuerpos de los periodistas asesinados”. Sin embargo, los familiares viajaron a Colombia sin tener aún la certeza de la identidad de los restos que encontró la Policía, el pasado 21 de junio, en zona rural Tumaco (Nariño). A esta hora, en Cali, médicos forenses, patólogos, antropólogos, odontólogos y genetistas de Medicina Legal están trabajando para dar una confirmación científica de la identidad de los cuerpos.

Paúl Rivas, Efraín Segarra y Javier Ortega fueron secuestrados, el pasado 26 de marzo, en Mataje (Ecuador), cuando realizaban un reportaje periodístico sobre la situación de seguridad en la frontera con Colombia. Hombres del Frente Oliver Sinisterra, al mando de alias Guacho, los retuvieron y los condujeron a zona selvática. La última imagen que se tuvo de los tres ecuatorianos fue en un video de supervivencia difundido por los disidentes el pasado 3 de abril, en el que enviaban una mensaje de ayuda a su gobierno: "Señor presidente Lenín Moreno en sus manos están nuestras vidas. Ellos lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador por nuestras vidas”, dijo uno de los tres periodistas.

Días después, el 14 de abril, el presidente Moreno confirmó que los ecuatorianos habían sido asesinados en cautiverio. En ese anuncio, el primer mandatario le dio un plazo de 10 días a su gabinete para la captura de alias Guacho, responsable de la muerte en cautiverio de los periodistas. Sin embargo, han pasado 68 días y las autoridades no han logrado dar con el disidente. Esto le costó el puesto a varios miembros del gobierno ecuatoriano, como por ejemplo, el ministro del interior Cesar Navas.