Bogotá. El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, explicó que los delitos de lesa humanidad no volverán a ser indultados como delitos políticos.

No podrán acceder a los beneficios de indulto “quienes realicen conductas constitutivas de actos atroces de ferocidad o barbarie, terrorismo, secuestro, genocidio u homicidio cometido fuera de combate o colocando a la víctima en estado de indefensión”.

Además, se fijó como límite que hasta el próximo 13 de marzo podrán acceder al proceso de desmovilización aquellos guerrilleros que están detenidos con anterioridad al 4 de abril de 2008.

Sin embargo, la nueva política no cierra la puerta a la desmovilización, pues se concretó que los guerrilleros que deseen reinsertarse deberán presentarse ante las autoridades.

“Si sólo han incurrido en delitos políticos podrán solicitar el indulto (…) y si sólo están sindicados de los delitos de rebelión, sedición y asonada”, advirtió Vargas.

Así las cosas, los guerrilleros que han cometido delitos no indultables deberán acogerse a la ley de justicia y paz e iniciar los procesos bajo el amparo de esa norma.