Bogotá. De nuevo se atizó este jueves la polémica entre el ministro del Interior y de Justicia, Fabio Valencia Cossio, y el registrador Nacional del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez, todo por cuenta de la discusión que lleva varios meses: el referendo de la reelección presidencial.

Aunque muy escueto, Valencia Cossio de nuevo dijo que no es que el gobierno tenga pretensiones de precipitar la votación de la iniciativa popular sino que "es que no es que se sostiene, busquen la ley y verán".

El ministro desde hace varios días ha venido considerando que en un plazo no mayor a 30 días, la Registraduría podría convocar a las votaciones por la iniciativa popular.

Esto, con los ajustados tiempos para dicha votación en el país, ayudaría a que antes del 5 de abril -cuando se vence el plazo para la inscripción de candidatos presidenciales- pueda convertir en una realidad las intenciones uribistas.

Sin embargo, es de recordar que la disputa continuará, pues el registrador Carlos Ariel Sánchez advirtió que requiere de mínimo tres meses para lograr adecuar la correcta logística de esa jornada electoral.

Sánchez manifestó que es antidemocrático pensar en que se pueda avanzar en un referendo con tan poco tiempo. "Uno no puede creer que un referendo es coger una papeleta, llevarla y meterla a una urna; el referendo es un certamen democrático y en la democracia se deben respetar las reglas propias", aseguró.

Por eso, aún es incierto que suceda en el máximo ente electoral si la Corte Constitucional declara exequible la iniciativa popular y ésta debe llegar a las urnas.