Bogotá, Xinhua. El ministro colombiano del Interior, Fernando Carrillo, reconoció este miércoles que es casi imposible que los equipos del fútbol profesional devuelvan títulos obtenidos bajo la influencia del narcotráfico, luego de que el club bogotano Millonarios anunciará la posibilidad de renunciar a dos estrellas en 1987 y 1988.

"Yo creo que eso es complicado, los poderes de intervención del Estado sobre hechos pasados son casi que historia. El tema es el gesto, el simbolismo, el tema es pasar la página. Eso es lo importante", declaró el funcionario a periodistas.

Carrillo apoyó la iniciativa del conjunto "Embajador" como se conoce a Millonarios para devolver los campeonatos que obtuvo cuando su accionista mayor era el narcotraficante Gonzalo Rodríguez Gacha, alias "El Mexicano", abatido en 1989.

"Gran lección daría Millonarios. Vamos a ver quiénes se apuntan a seguirlo en ese gesto histórico", escribió en la víspera el jefe de la cartera política en su cuenta en Twitter.

Por su lado, el presidente de Millonarios, Felipe Gaitán, aseguró el martes desde Madrid, donde el equipo bogotano disputará hoy un amistoso con el Real Madrid en homenaje al ex jugador argentino Alfredo Di Stéfano, que faltan "muchas horas de debate" sobre la posibilidad de devolver las estrellas, pero el tema es recurrente.

Otra de las voces a favor de la iniciativa de Millonarios fue la del superintendente de sociedades, Luis Vélez, para quien es una propuesta "buena" y "digna" que deberían copiar otros clubes que tuvieron vínculos con los "dineros calientes" del narcotráfico en los ochenta y noventa.

Recordó que la Superintendencia de Sociedades ordenó en 1995 investigar a los equipos de fútbol América, Millonarios y Atlético Nacional, y allí se logró identificar que los tres estuvieron inmersos en negocios de la mafia.

En las décadas de los ochenta y parte de los noventa los narcotraficantes adquirieron una gran participación en los equipos de fútbol colombianos, lo que permitió grandes contrataciones a nivel internacional e incluso se asegura que la Copa Libertadores de 1989 que ganó Atlético Nacional de Medellín fue en parte por el dinero de Pablo Escobar.

El negocio del fútbol permitió por muchos años a los narcotraficantes lavar sus abundantes transacciones de la droga con contrataciones de jugadores y venta de boletas.