El gobierno anunció la implementación de las primeras medidas para evitar el fraude electoral de las elecciones municipales a celebrarse en octubre de este año.

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, dijo que la idea de adelantar este proyecto de "pureza electoral", a siete meses de las elecciones, es evitar la infiltración de la ilegalidad en las campañas.

Lo primero que hará el gobierno es un control territorial en 66 municipios, donde se detectó que hay mayor influencia de las bandas emergentes. Sin embargo, la alerta sobre la inseguridad para las elecciones prevalece en cerca de 300 municipios.

En el mismo sentido, el Gobierno ejercerá control para evitar la trashumancia electoral e intentará evitar el control territorial o zonal de los votos de algunos candidatos.

El plan de "pureza" para las elecciones contará con el acompañamiento de la Fundación Arco Iris, que hace 5 años denunció la influencia paramilitar en la política.