Fuentes cercanas al proceso de paz que se adelanta en La Habana confirmaron que el gobierno de Juan Manuel Santos y La Farc darán a conocer este viernes a las 5 de la tarde un comunicado conjunto en el que confirman que el tercer punto de la agenda de diálogos, relativo al problema de las drogas ilícitas, fue concertado por ambas partes.

De acuerdo a información preliminar, ambas partes llegaron a un consenso en los tres apartados que contiene este punto y que son: la sustitución de cultivos ilícitos; consumo y salud pública y comercialización y narcotráfico.

Con la firma de este punto, las negociaciones de paz ya han producido en total tres acuerdos de los cinco contemplados en la agenda. Ahora solo quedan por discutir los temas que hacen referencia a la reparación de las víctimas y el abandono de las armas por parte de la subversión.

Cabe recordar que la firma de este acuerdo se logra a dos semanas de la contienda electoral que se ha convertido en los últimos días en un asunto judicial por las denuncias de financiación ilegal, espionaje y sabotaje que afectan a las candidaturas mejor situadas en las encuestas sobre intención de voto.

Las conversaciones de paz comenzaron el 19 de noviembre de 2012 y en el proceso Cuba y Noruega actúan como garantes y Chile y Venezuela como acompañantes.

Este viernes las Farc anunciaron una tregua unilateral de ocho días, del 20 al 28 de mayo, junto con el ELN con motivo de las elecciones presidenciales del 25 de mayo, en una nota fechada en las "Montañas de Colombia" y firmada por los máximos jefes de las Farc, 'Timochenko', y del ELN, Nicolás Rodríguez.

"Ordenamos a todas nuestras unidades cesar cualquier acción militar ofensiva contra las Fuerzas Armadas del Estado o la infraestructura económica, a partir de las 00.00 hora del martes 20 de mayo, hasta las 24.00 hora del miércoles 28 de mayo", decretaron ambos grupos en un comunicado conjunto divulgado en La Habana por los negociadores de paz de las Farc.

Los líderes guerrilleros justifican su decisión en respuesta a las "muchas voces" que en Colombia piden un alto al fuego para que "el clima político electoral se caracterice por la mayor ausencia de perturbaciones".

Aunque "la insurgencia no cree en el régimen electoral colombiano" considera, sin embargo, "que un clamor nacional tan fuerte merece ser atendido", señalan los grupos rebeldes en la declaración que leyó en La Habana ante los medios el negociador de las Farc Pablo Catatumbo