El gobierno de Evo Morales condecorará este lunes con la medalla Mariscal Andrés de Santa Cruz a los tres conscriptos que fueron detenidos en Chile y persistirá en la denuncia internacional del caso por considerar que el hecho vulneró acuerdos bilaterales e internacionales.

Desde Chile, el diputado y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Jorge Tarud, cuestionó la decisión de la administración de La Paz, ya que con ello se “incentiva a que otros soldados hagan lo mismo y el día de mañana podría llegar a producirse un grave incidente fronterizo”.

El ministerio de Defensa informó que los conscriptos Claudio Choque (20), Augusto Cárdenas (19) y José Fernández (18) serán ascendidos al grado de cabo y recibirán la medalla Andrés de Santa Cruz en el grado de Caballero de la Orden, en acto preparado para las 07.00 (hora local) en plaza Murillo.

Inocentes. El presidente Morales participará del evento en que el ministerio de Defensa distinguirá a los tres uniformados, que el viernes se acogieron a una suspensión condicional del proceso en Chile, tras haber sido detenidos en un operativo anticontrabando, el 25 de enero. Llegaron ese mismo día a territorio boliviano y fueron declarados héroes del mar porque el Ejecutivo considera que su aprehensión fue una venganza ante la demanda marítima en foros internacionales.

“Ellos han demostrado una dignidad, una valentía y una lealtad a la patria en todo ese proceso tan complicado y tan penoso que ellos tuvieron que pasar, han mostrado lo que es el soldado boliviano y lo han hecho público en las audiencias públicas y eso es un actividad meritoria”, señaló el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, en una entrevista en los medios estatales de comunicación.

Para la administración de Morales el caso no está cerrado, ya que el gobierno de Sebastián Piñera vulneró acuerdos bilaterales e internacionales de lucha contra el contrabando al detener a los uniformados, cuando luchaban contra la internación ilegal de vehículos chutos en la frontera.

“El Estado ha iniciado acciones ante la Organización de Naciones Unidas... y eso correrá su curso”, señaló Saavedra, y añadió que “hay una serie de violaciones a la normativa del derecho internacional y a los derechos humanos de tres soldados, que nosotros, como Estado, las vamos a hacer conocer en los organismos internacionales competentes”.

Desde Santiago se afirmó que el caso correspondía a la Justicia, pues los soldados violaron la ley al ingresar a suelo chileno por paso no autorizado y con un arma, mientras que Bolivia demandó una solución diplomática.

El fin de semana, Tarud llamó a Morales a “dar vuelta la hoja” tras el episodio de los conscriptos y recalcó que las distinciones por esos hechos pueden constituirse en factor de similares sucesos en el futuro, según una nota publicada en el portal soychile.cl.

Los tres uniformados fueron homenajeados este domingo en el regimiento Ingavi, en la ciudad de El Alto y, posteriormente, en el Estado Mayor de la avenida Saavedra de la urbe de La Paz.

En junio de 2011, Morales igual condecoró y ascendió de grado a 14 militares detenidos en Chile cuando circulaban en la zona de frontera en dos autos, como parte del patrullaje en la lucha contra el contrabando.

Lo ocurrido el 25 de enero ahondó la difícil relación bilateral, ya que provocó duros cruces verbales. En uno de los últimos episodios, Morales exigió el viernes a su colega Piñera pedir perdón a los soldados y Chile respondió que no lo hará por hacer cumplir la ley.

El vicepresidente Álvaro García informó ayer que la Asamblea Legislativa también prepara un reconocimiento a los tres uniformados.

Saavedra adelantó que se dotará de GPS y teléfonos satelitales a las patrullas en la región limítrofe para evitar más incidentes y afianzar la lucha contra el ilícito en la frontera.