Santo Domingo. El gobierno de Puerto Príncipe condenó este lunes el asesinato de ciudadanos haitianos, entre civiles y agentes de la Policía Nacional de Haití, en momentos en que una nueva escalada de violencia afecta al país.

El Ministerio haitiano de Comunicación también anunció que las fuerzas de seguridad han reforzado medidas para contrarrestar la acción de "alborotadores" en este período preelectoral, e hizo un llamado a los actores involucrados en el actual proceso para evitar "discursos que inciten a la violencia".

Un policía de tránsito murió a tiros el viernes en el municipio de Delmas, al este de Puerto Príncipe. Según la prensa local, el oficial iba vestido de civil y fue atacado por hombres armados que le dispararon desde una motocicleta, medio habitual como se cometen los crímenes en las calles de la capital haitiana.

Este mismo viernes un empleado del Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití resultó herido de un disparo cuando transportaba material para las Oficinas Electorales Comunales, destinado a facilitar el proceso de presentación de documentos de los candidatos a las elecciones generales de este año.

"El gobierno deplora el asesinato de ciudadanos pacíficos, incluyendo el de oficiales de la policía, y sigue convencido de que ningún crimen quedará impune", afirmó la mencionada cartera en su cuenta de Twitter.

Haití enfrentó en el primer semestre del año un recrudecimiento de la violencia provocada, sobre todo, por el secuestro, la delincuencia común, el narcotráfico y el crimen organizado.