La Habana. Cuba comenzó el martes el proceso de despedir a miles de trabajadores en varios de sus ministerios, según un alto funcionario sindical, al ganar fuerza una de las reformas centrales del presidente Raúl Castro para impulsar la economía doméstica.

Sin embargo, no estaba claro si el recorte laboral había comenzado de inmediato o si los ministerios involucrados habían lanzado un proceso para decidir qué empleados deben dejar sus puestos.

El gobierno ha dicho que planea despedir 500.000 trabajadores de sus infladas plantillas estatales hasta marzo.

"A nosotros nos corresponde ser garantes del reordenamiento laboral, que comenzará a partir de hoy por los organismos del primer grupo", dijo la emisora estatal Radio Rebelde, citando al secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, Salvador Valdés.

El funcionario dijo que el sindicato de trabajadores se encargaría de supervisar los despidos que comenzarán en los Ministerios del Azúcar, Agricultura, Construcción, Salud Pública y Turismo para asegurarse de que se lleven a cabo sin "violaciones, paternalismo, favoritismo y cualquier otra tendencia negativa".

Los recortes de empleos forman parte de los planes que revisa actualmente Castro para poner fin en la isla caribeña a los problemas económicos crónicos del país.

Cuba, fuertemente golpeada por tres huracanes en el 2008 y por la crisis financiera global, ha estado escasa de divisas y ha debido recortar las importaciones, congelar cuentas bancarias locales de empresas extranjeras e incumplir pagos a los acreedores en los últimos dos años.

Castro quiere reducir el papel del Estado mientras mantiene el control de una economía que va a tener un mayor sector privado y con menos gasto estatal.

En la mayoría de los casos, a los cubanos que resulten despedidos se les ofrecerá otras opciones de trabajo, que pueden aceptar o rechazar.

Unos 200.000 empleados en los planes de ser despedidos serían absorbidos por cooperativas que se crearán en empresas operadas por el Estado.

Más recortes. El gobierno también ha comenzado a emitir 250.000 nuevas licencias de trabajo por cuenta propia. Por primera vez se permitirá que los trabajadores contraten mano de obra.

El Estado garantiza a los cubanos beneficios sociales como la salud y la educación gratuitas, pero ganan salarios promedios equivalentes a unos US$20 al mes.

Una segunda ronda del reajuste laboral se llevará a cabo más adelante, con al menos otros 500.000 empleos eliminados de las nóminas del Estado en los próximos años.

El sindicato debe "convencer (a los trabajadores) de la necesidad de la aplicación de estas medidas para la economía del país, con la seguridad de que en última instancia nadie quedará desamparado", dijo Valdés, según la emisora local.

Funcionarios cubanos sostienen que el gobierno comenzó a recortar empleos desde octubre, poco después de que Castro anunciara un paquete de reformas.

Se ha comentado, pero sin confirmación, que los despidos fueron aplazados por un tiempo mientras se prepara el programa para el otorgamiento de los nuevos permisos para el trabajo por cuenta propia.

Empleados de los ministerios de la Agricultura y del Azúcar, dos de los cinco involucrados para empezar el proceso de reajuste laboral, dijeron el martes que las reuniones sobre los despidos empezarán esta semana en sus centros.

Una comisión sindical en cada uno de los ministerios y centros laborales determinará cuáles trabajadores son los más "idóneos" y mantendrán sus puestos en función de su productividad.

"Sabemos que si no hay productividad, no va haber jamás incremento de los salarios, por tanto es una medida necesaria que hay que entenderla", dijo Mayda Vega, jefa de despacho de un viceministro de Agricultura.

"Me imagino que será un proceso paulatino y no traumático", dijo Vega a Reuters poco antes de entrar a su trabajo en La Habana.