La Habana. Un tribunal cubano sentenció este martes a cuatro opositores a entre tres y cinco años de prisión, acusados de lanzar panfletos contra el Gobierno del presidente Raúl Castro, dijeron familiares al concluir el juicio.

Disidentes cubanos condenaron la decisión y dijeron que deberían ser considerados presos políticos.

Los cuatro disidentes, cuyas edades oscilan entre 23 y 42 años, fueron arrestados en enero y encausados por los delitos de "desacato" y "desorden público".

Vidiet Martínez, hermano de uno de los sancionados, dijo que Luis Enrique Labrador, David Piloto y Walfrido Rodríguez fueron sentenciados a cinco años de prisión cada uno, mientras que Yordanis Martínez recibió una condena de tres años.

"No tuvieron en cuenta nada (en el juicio). No cometieron ningún acto delictivo, no colocaron bombas, ni agredieron a nadie. Simplemente protestaron por sus ideales", dijo Martínez a Reuters frente al tribunal en medio de exclamaciones a favor y en contra del gobierno.

Familiares contaron al concluir la vista oral en La Habana que los disidentes habían lanzado panfletos con consignas contrarias al gobierno de Castro en céntricos lugares de la capital cubana, entre ellos la Plaza de la Revolución, donde están los principales edificios del Estado.

Cuba describe a sus disidentes como "mercenarios" al servicio de su enemigo Estados Unidos, a los que acusa de querer socavar al socialismo instalado hace medio siglo.

Grupos de derechos humanos en la isla han dicho que en los últimos años el gobierno cubano sustituyó las largas condenas a sus opositores por breves detenciones.

El pasado año una bloguera disidente fue acusada por una riña familiar; mientras que el médico opositor Darsi Ferrer pasó once meses en la cárcel después de ser acusado de comprar cemento en el mercado negro.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos, ilegal pero tolerada, dijo el lunes que ninguno de los involucrados ofreció resistencia a la acción policial, "lo que favorece su calificación como prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional".

"Francamente cinco años de cárcel es algo demasiado por algo que en cualquier país forma parte del escenario cotidiano", dijo a periodistas Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana.

En una de las calles frente al tribunal, un pequeño grupo disidentes protestó contra las sanciones a los cuatro opositores con gritos de ¡Libertad! y ¡Vivan los Derechos Humanos!, acción que fue abucheada por simpatizantes del gobierno.

"Mira, son cuatro delincuentes comunes, contrarrevolucionarios, atacaron a un policía y estos mercenarios tienen que respetar", dijo Juan Miguel Garriga, uno de los simpatizantes al gobierno situado cerca de un cartel con las fotos de Fidel y Raúl Castro.

El gobierno cubano excarceló a más de un centenar de presos políticos desde mediados del pasado año, incluyendo a 52 opositores de un grupo de 75 condenados en 2003 a penas de entre 6 y 28 años de cárcel.

Las liberaciones ocurrieron tras un histórico acuerdo a mediados del 2010 entre la Iglesia Católica y el gobierno cubano.

Raúl Castro, que reemplazó en la presidencia a su hermano Fidel en 2008, ha dicho que Cuba no se aceptará "presiones" ni "chantajes" de sus enemigos.