La Habana. El gobierno cubano podría liberar próximamente a más presos políticos además de los 52 que prometió excarcelar antes de que finalice octubre, dijeron el sábado fuentes de la disidencia encargadas de preparar las listas de los candidatos.

Laura Pollán, líder del grupo Damas de Blanco que ha reclamado por años la liberación de sus parientes condenados a penas de entre 6 y 28 años en el 2003, dijo que espera completar la próxima semana la lista solicitada por la Iglesia, España y la Unión Europea para conseguir más excarcelaciones.

El cardenal Jaime Ortega, interlocutor del presidente cubano, Raúl Castro, en la histórica negociación a favor de los presos políticos y sus familiares, confirmó el viernes a periodistas que la Iglesia está mediando para conseguir más liberaciones.

Pero una fuente de la disidencia que pidió no ser identificada dijo que ya estaba en marcha el proceso de excarcelación de otros disidentes que no pertenecen al grupo de los 52.

"Ya el gobierno está contactando a otros presos a parte de los 52 y están llenándoles planillas y diciéndoles que si lo desean pueden marcharse al exterior hasta con ocho familiares. Han empezado por (la provincia de) Pinar del Río", dijo un activista de Derechos Humanos a condición de anonimato.

Cifras confusas. En Cuba, donde el acceso a la información oficial es limitado, es confusa la cifra de sancionados por razones políticas. Opositores sostienen que algunos disidentes han sido procesados bajo figuras delictivas comunes.

"Es difícil determinar porque algunos presos no están documentados, los familiares no cuentan con las sentencias en algunos casos", dijo Pollán.

"Calculamos entre 40 o 50 presos políticos pacíficos además de los 52. Hay otros que han actuado con violencia y para ellos estamos pidiendo a la Iglesia que interceda porque se cumpla el reglamento penitenciario y puedan obtener libertad condicional", agregó Pollán.

Pero Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos que cada seis meses emite un informe sobre los opositores presos, dice, por ejemplo, que entregó en julio una lista al Gobierno de España en que incluye unos 90 casos, de los que 69 deberían ser excarcelados de inmediato.

Para Amnistía Internacional, por su parte, sólo un preso de conciencia quedaría tras las rejas una vez que se complete la liberación de los 52 condenados en el 2003.

¿Libertad o licencia extrapenal?. La decisión de Castro de liberar a medio centenar de opositores presos fue aplaudida por la comunidad internacional y restó presión sobre Cuba, fustigada en febrero tras la muerte del preso político Orlando Zapata que mantuvo una huelga de hambre de 85 días para pedir mejores condiciones carcelarias.

Del grupo de los 52 han sido liberados 36 a condición de viajar a España con sus familiares y otros tres partirían en breve.

La Iglesia Católica dijo el viernes que unos siete u ocho de los 13 disidentes que restan del grupo de los 52 no aceptan la oferta de viajar a España.

Pero Pollán sostiene que la cifra podría subir a una decena cuando se complete la consulta de los 13 que quedan en prisión.

Tampoco han sido confirmados los rumores que apuntan a que los que decidan permanecer en Cuba recibirían la "licencia extrapenal", un estatus que según los disidentes no les otorgaría la libertad incondicional y hasta podrían volver a prisión.

Pollán, por ejemplo, dijo que su esposo Héctor Maseda, que se niega a salir del país, desconoce en qué condiciones sería liberado.

"El cardenal (Jaime Ortega) no nos pudo decir en qué estatus van a ser excarcelados los que no se van (...) Oficialmente ni siquiera el Gobierno lo ha planteado (la licencia extrapenal). A ninguno de los que se quedan se lo han planteado", comentó Pollán, cuyo esposo, dijo, prefiere seguir en prisión antes de ser excarcelado bajo condiciones.