La Habana. El gobierno cubano reemplazó al ministro de Economía y Planificación Marino Murillo, quien había emergido como figura clave detrás de las reformas económicas impulsadas por el presidente Raúl Castro, según informó la televisión estatal.

Una nota oficial leída en el noticiero nocturno de la televisión local dijo que Murillo se ocupará de "supervisar" la puesta en marcha de las reformas económicas que deberán ser aprobadas durante el congreso del Partido Comunista en abril.

Las reformas, explicadas y defendidas por el propio Murillo ante el Parlamento en diciembre pasado, son vistas como una necesidad para salvar el sistema socialista instalado poco después de la revolución de 1959.

"El Consejo de Estado, a propuesta de su presidente, acordó liberar del cargo de ministro de Economía y Planificación al compañero Marino Murillo Jorge", dijo el breve comunicado.

Murillo fue reemplazado por Adel Izquierdo, de 65 años, quien hasta ahora fungía como viceministro primero de esa cartera, dijo la nota.

El comunicado informó que Murillo mantendrá su condición de vicepresidente del Consejo de Ministros desde donde "atenderá" la cartera de Economía y Planificación y otros sectores productivos.

"En su condición de coordinador de la Comisión de Política Económica del Sexto Congreso del Partido (Comunista) ha sido encargado de supervisar la implementación de las medidas asociadas a la actualización del modelo económico cubano", dijo el texto.

"(Murillo) deberá concentrar su labor tras la aprobación de los lineamientos de política económica y social del partido y la revolución", agregó la nota, aludiendo a la reunión prevista entre el 16 y 19 de abril próximo.

Desde que Raúl Castro reemplazó en la presidencia de la isla en el 2008 a su enfermo hermano Fidel, emprendió la más profunda reestructuración del gobierno en varias décadas. En el 2009 destituyó a decenas de ministros, incluyendo al canciller Felipe Pérez Roque y al vicepresidente Carlos Lage.

Murillo ganó protagonismo en la escena nacional en diciembre cuando apareció junto a Raúl Castro, impresionando a muchos cubanos al explicar detalladamente y con total soltura desde el comportamiento de la economía, las ineficiencias que estaban entorpeciendo mayores avances hasta la necesidad de las reformas.

Cuba ha dicho que las reformas, que incluyen la expansión del sector privado y el recorte de más de un millón de empleos estatales, son impostergables pero ha tenido que dar mayores plazos en algunas de las medidas por falta de preparación para implementarlas.

La nota oficial dijo que Murillo seguirá en su cargo de vicepresidente del Consejo de Ministros desde donde "atenderá" al propio ministerio de Economía y otros sectores productivos.