Bogotá. Colombia comprobó este jueves que uno de los 16 guerrilleros de las FARC muertos este lunes en un bombardeo a un campamento rebelde en una zona selvática del sur del país era una joven ecuatoriana de 15 años.

La confirmación se produjo horas después de que los cancilleres y autoridades militares de los dos países se reunieron en Quito dentro del proceso que busca normalizar las relaciones diplomáticas entre Colombia y Ecuador.

El ministerio de Defensa de Colombia dijo que tras los análisis de necropsia y necrodactilia, a través de los canales de cooperación de las autoridades de ambos países, se confirmó que uno de los cadáveres es el de Doris Carolina Cadena Benarcazar, nacida en Tulcán, Ecuador, el 1 de noviembre de 1995.

"El cuerpo hasta ese momento no había podido ser identificado por las autoridades judiciales colombianas y estaba reportado como N.N. La colaboración entre ambos gobiernos fue definitiva para la identificación", precisó el Ministerio de Defensa.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son el mayor grupo rebelde del país, y son consideradas como una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea.

Los dos países avanzan aún en el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, que se mantienen actualmente a nivel de encargados de negocios.

Quito rompió en marzo de 2008 las relaciones diplomáticas con Bogotá después de que militares colombianos bombardearon una zona selvática de Ecuador, en un ataque en el que murió el líder de las FARC, Raúl Reyes, y 24 personas más.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó el ataque como una acción que violó la soberanía de su país.

Colombia y Ecuador comparten una frontera terrestre de 586 kilómetros, una gran parte de ella en la selva amazónica, en la que es frecuente la presencia de guerrilleros y otros grupos armados vinculados con los cultivos de hoja de coca y la producción de cocaína.

"El gobierno de Colombia lamenta que una menor de edad de nacionalidad ecuatoriana haya sido reclutada por el grupo narcoterrorista de las FARC y que por esa razón haya sido abatida en la operación Fortaleza III", precisó el Ministerio de Defensa.

Colombia denunció una vez más el reclutamiento de menores de edad por parte de las FARC, y recordó que es un acto violatorio de la legislación internacional y de los derechos humanos.