Bogotá. El Gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) acordaron este lunes un cese bilateral al fuego previo a la llegada del Papa Francisco al país, en medio de la negociación que mantienen en Ecuador para acabar definitivamente el conflicto interno de más de medio siglo.

"¡Sí se pudo! Agradecemos a todas y todos quienes apoyaron decididamente los esfuerzos para alcanzar este Cese al fuego bilateral", dijo el grupo rebelde en su cuenta de Twitter.

El mandatario insistió en que la prioridad es proteger a los ciudadanos por lo que durante dicho período cesarán los secuestros, los ataques a los oleoductos y demás hostilidades contra la población civil.

Un acuerdo de paz con el ELN, que cuenta con unos 2.000 combatientes y es considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, le permitiría al país sudamericano una paz más estable y completa, tras el pacto que firmó el presidente Juan Manuel Santos con las FARC en el 2016.

Las partes ofrecerán una conferencia de prensa en Quito en las próximas horas para revelar los detalles del acuerdo de cese bilateral al fuego, el primero que se pacta con esa guerrilla en medio del conflicto interno de más de 53 años que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

Santos confirma cese. "Hoy, 4 de septiembre, exactamente 5 años después de que anunciamos el acuerdo marco con las Farc que nos condujo a la paz con esa organización guerrillera, vamos a firmar en Quito, después de intensas negociaciones que terminaron esta madrugada, un acuerdo para declarar un cese al fuego y de hostilidades bilateral con el Eln". Con esas palabras, el presidente Juan Manuel Santos anunció este lunes el acuerdo sobre unos de los puntos que más debate había generado en la mesa de diálogos entre el Gobierno y esa guerrilla y que había sido motivo de fuertes cruces de mensajes entre las partes en negociación.

Según explicó el jefe de Estado, la medida comenzará a regir el 1° de octubre y "tendrá una vigencia inicial de 102 días, es decir irá hasta el 12 de enero del próximo año y se irá renovando en la medida en que se cumpla y se avance en las negociaciones sobre los demás puntos".

El mandatario insistió en que la prioridad es proteger a los ciudadanos por lo que durante dicho período cesarán los secuestros, los ataques a los oleoductos y demás hostilidades contra la población civil.

"El Papa llega entonces en un momento único de nuestra historia, cuando volteamos la página de un conflicto absurdo y encaramos con ilusión el futuro. Y viene a hacernos una invitación muy especial, una invitación que nos llega al alma; viene a invitarnos a que demos –entre todos– el primer paso hacia la reconciliación.  Atendamos su llamado a la unión, a dejar atrás los prejuicios y rencores para construir juntos –en armonía– un país mejor", manifestó Santos en referencia a la visita del papa Francisco a Colombia.

* Con información de El Espectador y Reuters.