Quito. El gobierno de Ecuador desistió de desalojar a dirigentes y activistas de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) de su sede en Quito, cuyo contrato de comodato finalizaba este martes, según informó este martes el diario El Comercio.

La ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola, anunció que mañana no se desalojará a la Conaie de su sede, debido a un recurso presentado por la organización indígena.

"La Conaie nos ha presentado un recurso de reposición, que ha sido ya respondido avocando (confirmando) conocimiento, es decir, vamos a tratar el recurso. Eso significa que tenemos por delante dos meses, de acuerdo a lo que manda la norma", ha dicho Tola en declaraciones reproducidas por el rotativo en su portal web.

La afirmación de Tola se produjo durante un acto celebrado en la ciudad andina de Riobamba (centro), donde ha señalado que el recurso fue presentado por la Conaie hace dos semanas.

La aclaración de la ministra se da en un momento de tensión entre la Conaie y el gobierno por la polémica decisión oficial de concluir con el contrato de comodato del edificio donde tiene su sede la organización indígena desde la década de los años noventa.

Decenas de dirigentes indígenas y activistas de otras organizaciones sociales permanecen en una vigilia en la sede de la Conaie, a la que consideran la "Casa de las Nacionalidades" y pueblos originarios de Ecuador.

Blanca Chancoso, una histórica dirigente de la Conaie, dijo al portal informativo Ecuadorinmediato que están dispuestos a defender la sede de la organización, porque se ha convertido en un espacio desde el que se han defendido los derechos indígenas.

"Nuestro objetivo no es sólo defender nuestro inmueble" como sede de la Conaie, sino "porque es un derecho histórico de los pueblos indígenas como espacio", agregó Chancoso.

Dicha organización indígena, en el pasado aliada al gobierno, se ha opuesto a varias políticas del oficialismo a las que ha considerado lesivas para el país.

De su lado, el gobierno del presidente Rafael Correa ha criticado a la Conaie por, supuestamente, ponerse del lado de grupos opositores de derechas, a los que ha acusado de presuntos intentos desestabilizadores.