Quito. El gobierno de Ecuador renovó este jueves por 30 días el estado de excepción declarado tras el terremoto de 7,8 grados Richter del pasado 16 de abril, que devastó la costa norte, dejando 668 muertos y 80.000 desplazados, informó la Presidencia.

El presidente Rafael Correa renovó la medida a través de un Decreto Ejecutivo divulgado este jueves por el Palacio de Gobierno, en Quito.

El Decreto renueva el estado de excepción en las provincias costeras de Esmeraldas, Manabí, Santa Elena, Los Ríos y Guayas, así como en Santo Domingo de los Tsáchilas (noroccidente) "por efectos del desastre natural del 16 de abril y sus réplicas", señala el Decreto.

El documento, de nueve artículos, dispone la movilización en el país para que todas las entidades de la administración pública, en especial las Fuerzas Armadas y la Policía, coordinen esfuerzos para mitigar y prevenir riesgos, así como para enfrentar, recuperar y mejorar las condiciones adversas que provocaron el terremoto y sus réplicas.

En el Decreto también se suspende el ejercicio del derecho a la inviolabilidad de domicilio y de libre tránsito de los afectados, ya que "algunos ciudadanos pretenden retornar a sus hogares situados en inmuebles que constituyen un riesgo para su vida o integridad física".

El gobierno dispone además las requisiciones a las que haya lugar para solventar la emergencia producida.

Las requisiciones se harán en casos de extrema necesidad, mientras que el Ministerio de Finanzas dará los recursos suficientes para atender la situación de excepción.

De la ejecución de este Decreto se encarga a los ministerios de Seguridad, del Interior, de Defensa, de Finanzas, de Salud, Inclusión Económica y Social, y la Secretaría de Gestión de Riesgos.

El pasado sábado, el presidente Correa adelantó que renovaría el estado de excepción que decretó inicialmente por 60 días tras el devastador terremoto "porque todavía tenemos decenas de miles de familias en albergues, algunos en albergues oficiales".

La reconstrucción de las zonas afectadas en Manabí y Esmeraldas, las más castigadas, costará 3.344 millones de dólares, según la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades).

Tras el terremoto de abril se han registrado hasta ahora 1.903 réplicas, según el último reporte del Instituto Geofísico divulgado hoy.

Las réplicas más fuertes ocurrieron el pasado 18 de mayo, ambas con una magnitud de 6,8 grados Richter.