Washington. El camino para alcanzar un acuerdo sobre la deuda de Estados Unidos fue demasiado largo y divisivo y los legisladores deben trabajar juntos para fortalecer la posición fiscal del país, dijo este sábado el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney.

"Es importante que nuestros líderes electos se unan para fortalecer nuestra economía y coloquen a nuestra nación en un camino fiscal mucho más fuerte", sostuvo Carney en un comunicado, divulgado un día después de que la agencia Standard & Poor's rebajara por primera vez la calificación de deuda estadounidense.

La Casa Blanca dijo que el acuerdo para reducir el gasto y elevar el techo de deuda del país, alcanzado cuando la nación estaba al borde de caer un moratoria tras meses de negociaciones entre el gobierno de Barack Obama y el Congreso, fue un "paso importante en la dirección correcta".

"Pero la senda para llegar allá se demoró demasiado y fue en ocasiones muy divisiva", dijo Carney.

"Debemos hacer más por dejar en claro la disposición, capacidad y compromiso de nuestra nación por trabajar en conjunto para abordar nuestros enormes desafíos fiscales y económicos", declaró.

Carney defendió además el esfuerzo del gobierno de Obama por lograr un "gran acuerdo" de recortes del gasto y aumento de impuestos al que los republicanos y muchos de los propios demócratas se opusieron, diciendo que habría conseguido una reducción sustancial del déficit pero que requería compromiso y cooperación de todos los lados.

Carney dijo que en las próximas semanas Obama alentaría a una comisión bipartidista del Congreso para que encuentre dónde hacer los recortes presupuestarios requeridos, en el marco del acuerdo de deuda alcanzado entre republicanos y demócratas.