Madrid.  El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Alfonso Dastis, lamentó este lunes que se haya suprimido la versión en español de la web de la Casa Blanca, aunque matizó que se trata de una decisión interna del gobierno de Estados Unidos.

El canciller español indicó en rueda de prensa en la ciudad de Barcelona en Cataluña (noreste) que "las gestiones sobre la web de la Casa Blanca son internas de Estados Unidos, pero lamentamos la supresión de la versión en español".

Dastis asiste en la capital catalana a la reunión de ministros y altos cargos de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) y de países del Mediterráneo.

"No nos parece buena idea (la supresión)", declaró, al explicar que en Estados Unidos hay 52 millones de habitantes que hablan español.

Se mostró además partidario del diálogo, de forma que "cuantos más medios haya de desarrollarlo mejor".

La supresión de la web en español de la Casa Blanca se produjo luego de que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos el pasado 20 de enero.

La medida del gobierno estadounidense tampoco ha sido indiferente para otros miembros de la administración de España, entre ellos, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien señaló este lunes que la retirada de la web "no tiene sentido".

Catalá expresó a la prensa que la administración del presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, observa con "cierta inquietud al reforzamiento de los valores y la mirada hacia dentro de los Estados Unidos".

"A veces las cosas están por encima de lo que los gobiernos puedan decidir", dijo, y recordó que el español es uno de los idiomas más hablados del mundo con 700 millones de parlantes, además de que en Estados Unidos se usa de forma muy frecuente.

El ministro de Justicia señaló también que lo que "debe importar es la fuerza extraordinaria que el español tiene hoy en el mundo como lengua de transmisión, de conocimiento, de cultura y de futuro, más allá de que una página web lo emplee o no".

Las declaraciones de Catalá son ampliamente compartidas por distintos sectores de la sociedad y la política, tal como señalan medios nacionales.

En este sentido, el ministro de Educación, Cultura y Deporte de España, Iñigo Méndez de Vigo, señaló que la decisión "no es una buena noticia".

El también portavoz del gobierno español sostuvo que la decisión de retirar la información en español de la web de la Casa Blanca, sin embargo, "no detendrá ni pondrá en peligro la difusión imparable del idioma".