La Paz, Andina. El presidente boliviano, Evo Morales, se encontraba acorralado por sus antiguos aliados tras dos semanas de protestas de los sindicatos obreros, que no cesan en su pedido de arrancar un aumento salarial superior a 10%.

“Este es un momento difícil del presidente Morales por no escuchar a la Central Obrera Boliviana. El hombre está acorralado por los sindicatos. Tiene que ceder para sobrevivir políticamente”, dijo el ex sindicalista Filemón Escobar, mentor político del mandatario indígena.

Los trabajadores de educación, sector rural, procedieron este sábado al corte de rutas que unen La Paz con el resto del país, Chile y Perú.

La policía caminera suspendió los viajes por tierra. “Hay un punto de bloqueo en el sector de ‘Apacheta’ que está a unos 20 kilómetros de El Alto”, reportó un vocero de la unidad policial.

Un periodista de la red radial Erbol informó que se quemó una motocicleta de un policía cuando éste intentaba evitar el corte de ruta en el altiplano de La Paz.

“La moto fue quemada y dos policías escaparon tras ser agredidos físicamente”, agregó.

El corte de rutas en diferentes sitios de Bolivia reforzó las manifestaciones callejeras que desde hace 11 días paralizan el tráfico peatonal y de vehículos en La Paz, sede de gobierno de Bolivia.

El presidente Evo Morales viajó este miércoles a la sureña ciudad de Tarija para entregar obras estatales y participar en la efeméride departamental. Sin embargo, la protesta obrera impidió que asista este sábado a una celebración del pueblo de Tarija.

“Lamentamos que haya gente que no comprenda que el presidente Morales vino a Tarija para trabajar”, comentó el ministro de Comunicación, Iván Canelas.