Una de las primeras acciones de la estrategia fue la convocatoria, por parte del gobierno, a seis ex presidentes, con quienes se pretende sentar bases jurídicas e históricas para la demanda. Antes, las autoridades habían explicado sus propósitos a movimientos sociales y a legisladores oficialistas.

El canciller del Estado, David Choquehuanca, anunció que Morales se reunirá el 11 de abril en el Palacio de Gobierno con los ex presidentes Lydia Gueiler (1979-1981), Guido Vildoso (1982), Jaime Paz Zamora (1989-1993), Jorge Quiroga (2001-2002), Carlos Mesa (2003-2005) y Eduardo Rodríguez (2005-2006). 

“Se conversará sobre la demanda marítima que se adoptó. El propósito es trabajar en una sola propuesta, y esa propuesta hay que construirla. No existe un plazo para presentar la estrategia; por lo tanto, habrá que seguir con las reuniones con otros sectores”, dijo Choquehuanca.

Ante el anuncio, Mesa aseguró su asistencia. “Claro que asistiré y escucharé la estrategia que tiene el gobierno”, expresó.

En enero del 2004, en ocasión de la Cumbre de las Américas de Monterrey (México), el ahora ex presidente encaró a su colega chileno Ricardo Lagos en sentido de que entre Bolivia y Chile sí existen temas pendientes, que merecen una discusión en un escenario multilateral.

Del mismo modo, Rodríguez adelantó que estará en la cita. “Asistiré con mucho agrado. No conozco los términos, pero apoyaré la demanda”,  aseguró.

También Quiroga, mediante la ONG Fundemos, confirmó su asistencia a la reunión. Morales, el último martes, designó al ex ministro de Defensa Rubén Saavedra como director ejecutivo de la Dirección Estratégica Marítima, entidad que se encargará de perfilar la estrategia marítima.

Minutos después de su juramento, el nuevo funcionario informó que el gobierno tiene una estrategia base para desarrollar la demanda boliviana. Para ese propósito, la Cámara de Senadores sancionó ayer el “Pacto de Bogotá”, instrumento legal que posibilita a Bolivia recurrir a tribunales internacionales para casos como el que se debate actualmente.     

Saavedra opta por un silencio estratégico. Mediante una de sus colaboradoras, el flamante director ejecutivo de la Dirección Estratégica Marítima, Rubén Saavedra, pidió reserva para comentar sobre la demanda y decidió que “por el momento” no se contactará con los medios de comunicación.

La Razón intentó conversar con la autoridad, pero tanto las oficinas de prensa de la Cancillería como del ministerio de Defensa no lograron oficializar el contacto. Saavedra dijo a su colaboradora que primero debe organizar su trabajo y, debido a la delicadeza del tema, también organizará la información que requerirán los medios de comunicación.

El 30 de marzo, el canciller David Choquehuanca pidió a políticos, autoridades y dirigentes abstenerse de emitir opiniones que perjudiquen las acciones que emprenderá Bolivia en procura de obtener un acceso soberano al Pacífico. “Todo puede ser utilizado en nuestra contra”.

La designación del director genera choque de opiniones. La posesión de Rubén Saavedra como director ejecutivo de la Dirección Estratégica Marítima generó posiciones diferentes en el Legislativo. El oficialismo aplaudió la iniciativa, por la experiencia jurídica, y la oposición criticó la falta de una política de Estado en la demanda marítima.

El senador del Movimiento al Socialismo (MAS), Isaac Ávalos, a tiempo de reconocer que el funcionario necesitará de un equipo especializado, felicitó la decisión de Evo Morales por posesionar a un hombre de confianza del partido oficialista.

“Pedíamos un hombre de confianza y se logró el objetivo, pero habrá expertos internacionales; claro que Rubén Saavedra será la cabeza, pero se necesita de un equipo especializado”, dijo.

Por su parte, el senador Fidel Surco (MAS) destacó la experiencia del ex ministro de Defensa en asuntos jurídicos internacionales. “Es una buena decisión, Saavedra es un profesional de confianza y tiene experiencia en el tema de derecho internacional”, afirmó. 

Sin embargo, en la oposición criticaron la designación y afirmaron que el presidente Morales intenta conformar un equipo de reivindicación marítima con militantes oficialistas.

“El MAS no busca a otros expertos sobre el tema marítimo, se conforma esta Dirección bajo el entorno palaciego de Evo Morales”, cuestionó el diputado opositor Tomás Monasterio. En el mismo sentido, el senador Bernard Gutiérrez dijo que “la demanda marítima boliviana debe ser una política de Estado y dejar de ser una política del gobierno” de turno.