La presencia del ex dictador Jean Claude Duvalier en un acto oficial a principios de año fue un gesto del presidente Michel Martelly para promover la unidad de Haití, según declaraciones del portavoz de la presidencia difundidas hoy en Puerto Príncipe.

"El presidente Martelly no ha cubierto sobre Duvalier un manto de impunidad, al invitarlo a la ceremonia para celebrar el 210º aniversario de la independencia nacional", dijo Lucien Jura tras el escándalo producido por la invitación al ex gobernante.

Jura agregó que la intención del actual presidente de Haití fue promover la unidad como manifestó en su discurso ese día, y aseguró que Martelly no sólo había invitado a Duvalier, sino a otros ex mandatarios que no asistieron por diversas razones.

El pasado 1 de enero, Martelly, la primera dama haitiana y varios funcionarios del gobierno se trasladaron a la ciudad de Gonaïves, 180 kilómetros al norte de la capital, para participar en los actos por el 210º aniversario de la independencia de Haití.

Además de Duvalier, en la ceremonia participó Prospère Avril, ex jefe de las desaparecidas fuerzas armadas haitianas y presidente de la República en 1988 tras derrocar en un golpe militar al general Henri Namphy.

La presencia de Duvalier y de Avril fue denunciada esta semana por varias organizaciones haitianas que se manifestaron "profundamente indignadas" por la participación de esos "ex represores" en el acto oficial, que calificaron como una "provocación y un insulto a la nación y a las miles de víctimas de la dictadura".

Tras su retorno al país hace tres años, organizaciones internacionales entregaron a la justicia haitiana pruebas que supuestamente establecen la violación de derechos humanos durante el período en que Duvalier gobernó Haití, entre el 22 de abril de 1971 y el 7 de febrero de 1986.

Otras víctimas de la dictadura presentaron dieciocho demandas en su contra, pero en enero del 2012, un juez de instrucción anunció que Duvalier sería juzgado sólo por malversación de fondos y por corrupción y no por crímenes contra la humanidad.
De su lado, Avril fue detenido por conspiración en el 2001 pero salió en libertad tres años después, luego de la salida abrupta del poder del entonces presidente haitiano Jean Bertrand Aristide.