Santo Domingo, Xinhua. El gobierno de Haití rechazó este jueves las críticas provenientes de diversos sectores en torno a los cambios efectuados por el presidente Michel Martelly a través de la designación de siete nuevos ministros en su gabinete.

El portavoz de la Presidencia haitiana, Lucien Jura, desmintió la acusación de que el objetivo del gobierno fue reforzar la presencia de allegados al mandatario, y aseguró que las reformas, "acogida por importantes grupos del país", tiene una lectura "muy injusta" entre la oposición.

"La decisión se tomó tras una revisión de la labor ya realizada y su objetivo fue permitir al gobierno trabajar con más eficacia en beneficio de la población", comentó Jura, citado este jueves por la Agencia Haitiana de Prensa.

El presidente Martelly nombró el pasado martes a siete nuevos ministros y removió a su secretario de Comunicación en un esfuerzo por mejorar el desempeño de su gabinete dirigido por el jefe de gobierno, Laurent Lamothe.

El mandatario designó a David Bazile ministro del Interior, a Bernice Phidélia ministro de Asuntos de Haitianos en el Exterior, a Jean-Francois Thomas ministro de Medio Ambiente y a Charles Jean-Jacques ministro de Asuntos Sociales.

Además, el presidente Martelly llevó a tres mujeres al frente de igual número de carteras: Régine Gaudefroy en el Ministerio de Comunicación, Josette Darguste en el Ministerio de Cultura, y Magalie Racine en el Ministerio de la Juventud y de Deportes.

El mandatario destituyó a cercanos colaboradores como Ronsard St-Cyr (Interior,) Mario Dupuy (Cultura), Jean Gardy Ady (Comunicación), y a Daniel Supplice (Asuntos de Haitianos en el Exterior), quien lo asesoró durante la campaña presidencial.

Los cambios se producen en momentos en que el gobierno trata de demostrar mayor eficacia a un sector de la población que desde septiembre del año pasado ha participado en protestas contra el alto costo de la vida, la inseguridad y algunas políticas de la actual administración.

"Esta reestructuración confirma nuestra determinación de tener éxito a pesar de las dificultades en el contexto internacional y nacional", manifestó este miércoles el primer ministro durante la ceremonia de investidura de los nuevos funcionarios.

Lamothe destacó además la decisión de que el 44 por ciento de su consejo esté compuesto por mujeres, diez en total, cuando la nueva Constitución haitiana exige que la cuota femenina en el gobierno sea del 30 por ciento.

Pero el presidente de la Asamblea Nacional, Desras Simon Dieuseul, cuestionó el hecho de que no haya una apertura a otros sectores, y aseguró que el que salió fortalecido fue "el clan de Martelly".

"Estos son cambios que nos permiten ver la dirección que está tomando el gobierno. En la maquinaria del poder sólo hubo un cambio de color, el motor sigue siendo el mismo", dijo Dieuseul.

Mientras tanto, el diputado Sadrack Dieudonné, presidente del movimiento de Parlamentarios por el Fortalecimiento Institucional, bloque minoritario en la cámara baja, consideró que los cambios "no son propensos a producir una mejora en las condiciones de vida de la población".