Santo Domingo. El gobierno haitiano saludó hoy la prórroga del mandato de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (Minustah), pese al insistente rechazo de organizaciones defensoras de los derechos humanos que exigen la salida de los cascos azules del país.

El canciller haitiano Dully Brutus dijo en respuesta a esos reclamos que no es prudente exigir la salida de las fuerzas de paz antes de organizar elecciones, hecho que según el funcionario se puede considerar después de la instalación del próximo gobierno.

Brutus agregó que las Naciones Unidas tiene como prioridad la atención de los problemas de Africa, y que pese a eso el país se beneficiará del apoyo de la Minustah para fortalecer la estabilidad política del país.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó este martes la renovación del mandato de su misión en Haití, al que llamó a comprometerse plenamente con el proceso democrático, y exhortó a los países donantes a redoblar sus esfuerzos para ayudar al gobierno haitiano.

En una resolución adoptada por el organismo en su sede en Nueva York, el Consejo también ratificó su intención de seguir reduciendo la presencia militar de la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (Minustah) hasta 2.370 soldados y 2.601 policías, de los 5.145 efectivos con que cuenta actualmente.

Este miércoles, la Plataforma de Organizaciones de Derechos Humanos de Haití (POHDH) señaló que las autoridades haitianas son las principales responsables de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU "por no haber hecho nada para garantizar la seguridad en el país, para proteger los derechos de la población y crear un mínimo de estabilidad".

Varios estudios realizados en Haití coincidieron en señalar que el cólera, que ha matado a 8.482 haitianos, muy probablemente fue introducido al país por tropas nepalesas de la Minustah.

A principios de octubre del 2013, tres organizaciones presentaron una demanda colectiva contra la ONU en la ciudad estadounidense de Nueva York, en nombre de las víctimas de la epidemia. En marzo de este año, otros 1.500 haitianos lanzaron una nueva demanda, pero el organismo ha dicho que no pretende indemnizar a ninguna víctima de la enfermedad.

Sobre esta situación, el canciller haitiano respondió que "un funcionario del Estado no puede hacer declaraciones destempladas para evitar consecuencias dramáticas para su país".

"La ONU tiene una responsabilidad moral y ha adoptado medidas para ayudar a Haití en la lucha contra la epidemia del cólera", dijo Brutus a la emisora haitiana Métropole, a la que no quiso comentar claramente su posición sobre las demandas para lograr la indemnización de las víctimas.

La Minustah fue establecida el 1 de junio del 2004 por una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El organismo sucedió a una Fuerza Multinacional Provisional autorizada por el organismo mundial en febrero de ese año, después de la partida al exilio del entonces presidente Jean Bertrand Aristide.

El organismo ha sido involucrado también en varios casos de abusos sexuales supuestamente cometidos por efectivos de ese organismo, incluyendo el de 111 cascos azules de Sri Lanka que fueron devueltos a su país en el 2007.