Tegucigalpa. Las relaciones de Honduras con la comunidad internacional, sigue siendo para las máximas autoridades un tema de vital importancia para el desarrollo y bienestar interno del país.

Y es que a un año de gobierno del presidente Porfirio Lobo, no se ha logrado que varios países, especialmente de Sudamérica, reconozcan los cambios y avances democráticos que la presente gestión afirma haber obtenido en sus primeros 365 días.

Al respecto, el canciller de Honduras, Mario Canahuati, manifestó recientemente que el gobierno espera que “pronto” cambie esa situación, pues el reconocimiento de los países de Unasur “es un tema fundamental”.

“Aún no lo han hecho, pero esperamos que lo hagan pronto. Para nosotros es un tema fundamental”, dijo el diplomático hondureño tras ser consultado por El País, de España, en torno a la negativa de esos países de reconocer a Porfirio Lobo como mandatario de Honduras.

Las relaciones diplomáticas y comerciales de Honduras se vieron afectadas luego de que el ex presidente, Manuel Zelaya, fuera destituido y expulsado a Costa Rica, lo que fue considerado por la comunidad internacional como un “golpe de Estado”.

Sin embargo, a un año de que Lobo asumiera el poder tras las elecciones convocadas en noviembre de 2009, Canahuati asegura que la tormenta ha pasado.

"Tenemos relaciones con el mundo entero menos con ocho países. Es una señal clara de respaldo", dice. "El presidente Lobo está creando las condiciones para que podamos reingresar a la Organización de Estados Americanos (OEA) en la cumbre de San Salvador, el próximo junio", apuntó.

El funcionario hondureño destacó los acuerdos a los que Honduras ha llegado con varios países cono Canadá, Inglaterra, Estados Unidos y Corea del Sur, así como los convenios con organismos financieros internacionales.

Además aseguró que la democracia hondureña tiene credibilidad ante el mundo y que el presidente Porfirio Lobo Sosa es respetado por la comunidad internacional.