Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ganó este domingo la mayoría simple en la Asamblea Nacional pero la oposición lo superó en cantidad de votos y logró un tercio de los diputados, con los que espera frenar la "revolución socialista" en el país petrolero.

Chávez fracasó en su objetivo de conservar las dos terceras partes del legislativo, que permiten aprobar leyes orgánicas y nombrar a los otros poderes del Estado -como los magistrados del Tribunal Supremo y la Fiscalía- sin necesidad de negociar con otras fuerzas políticas.

El Consejo Nacional Electoral (CNE), que anunció sólo los resultados de los circuitos donde la tendencia es irreversible, dijo que el Partidos Socialista Unido de Venezuela (PSUV) logró al menos 96 de los 165 diputados en juego y la oposición 59, mientras que el disidente oficialista PPT obtuvo dos escaños.

"En el voto popular nacional para la Asamblea Nacional las fórmulas presentadas por la Unidad recibieron el 52 por ciento de los votos", dijo Ramón Guillermo Aveledo, secretario de la coalición opositora, vitoreado por gritos de "somos mayoría, somos mayoría".

Una fuente del CNE confirmó la victoria opositora en el voto nacional, que evidencia la caída de popularidad del Chávez y el desequilibrio del sistema en la asignación de escaños.

"Tuvimos 95 diputados, una mayoría contundente, una victoria contundente. A lo mejor no vemos la dimensión por la meta que teníamos de 110 diputados", dijo Aristóbulo Istúriz, jefe de la campaña del PSUV, en una breve intervención pública.

Chávez insistió durante la campaña en que esta elección era preludio de las presidenciales del 2012, donde el mandatario buscará una nueva reelección por seis años.

"Socialismo Bolivariano y Democrático. Debemos continuar fortaleciendo la Revolución!! Una nueva Victoria del Pueblo. Les felicito a todos", dijo el presidente a través de su cuenta Twitter @chavezcandanga, sin salir al llamado "balcón del pueblo" donde le esperaban sus seguidores.

Analistas apostaban a que Chávez, de 56 años, revalidaría las dos terceras partes de la Asamblea favorecido por una modificación de los circuitos de votación y una ley electoral que sobre representa el voto de las zonas rurales, donde tradicionalmente tiene más apoyo.

La participación fue de 67% favorecida por el buen clima y la tranquilidad de la jornada, tras las fuertes lluvias que pusieron en alerta al país en los últimos días.

Oposición contraataca. El respaldo al militar retirado cayó este año golpeado por el fracaso de su Gobierno para controlar la escalada de la criminalidad, el persistente deterioro en los servicios públicos, y una severa crisis económica que hundió al país en una recesión combinada con una galopante inflación.

Aunque Chávez sigue siendo el político más popular del país petrolero con un respaldo de entre 40-50%, su apoyo está lejos de los máximos por encima de 70% que tenía tras lograr la reelección en 2006 y comienza a dar síntomas de fatiga tras casi 12 años en el poder.

La oposición consideró al resultado un triunfo, que se suma a los avances electorales que logró al derrotar la propuesta de reforma constitucional del militar retirado en 2007 y ganar importantes gobernaciones y alcaldías en 2008.

Sin embargo, varios analistas dicen que el mandatario podría utilizar otras vías para sortear las limitaciones de la mayoría simple, como pedir una "ley habilitante" que le permita legislar por decreto durante un tiempo limitado si sus partidarios logran 99 escaños.

Además, podría aprovechar que los diputados asumen en enero para aprobar las leyes más polémicas que tiene en agenda y traspasar poderes legislativos a otras instancias, como las organizaciones comunales que dependen de la presidencia.

Aunque esta posibilidad ha sido negada por Chávez, sus adversarios señalan que el mandatario aprobó parte de la derrotada reforma constitucional a través de leyes orgánicas, y que quitó competencias y presupuesto a los gobernadores y alcaldes de la oposición que ganaron en 2008.

"Creo que la gente está prestando demasiada atención al tema de los dos tercios porque de cualquier manera el Gobierno seguirá teniendo un amplio margen de maniobra", dijo Patrick Esteruelas, analista de la calificadora de riesgo Moody's.

Los resultados también miden la popularidad de los pequeños partidos políticos opositores -que suelen alcanzar menos de 10% de respaldo en sondeos- de cara a la selección del contrincante de Chávez en 2012.

"La oposición tiene la oportunidad de vender la idea de que es más fuerte, que Chávez no es mayoría y que hay un abismo brutal entre los votos y la composición de la casa del pueblo, campo fértil para que alguien capitalice la idea de cambio", dijo Luis Vicente León, de la encuestadora Datanálisis.