México DF. El gobierno de México pidió el viernes a la oposición aprobar reformas que quedaron pendientes en el Congreso después de que elecciones estatales el pasado fin de semana dejaron tenso el ambiente político.

A fines de abril, cuando los partidos estaban más interesados en nombrar candidatos e iniciar campañas para renovar 12 gobernadores, el Congreso cerró sesiones dejando pendientes varias reformas.

Analistas han dicho que el presidente Felipe Calderón podría tener en el próximo periodo de sesiones del legislativo -de septiembre a diciembre-, su última oportunidad para sacar reformas importantes, antes de que los partidos dirijan su atención hacia los comicios presidenciales del 2012.

"Es hora de retomar y complementar las grandes reformas estructurales del país", dijo el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, en un mensaje a la prensa.

Entre las reformas importantes que quedaron en el tintero, durante el pasado periodo de sesiones, está una para elevar sanciones a empresas que incurran en prácticas monopólicas, que los diputados aprobaron, pero no fue avalada por el Senado.

Al revés, una ley de Seguridad Nacional para regular la participación de las fuerzas armadas en el combate antidrogas y una mejor coordinación entre policías, y otra para castigar con penas más duras a militares que apoyen a los cárteles, fueron avaladas por el Senado pero dejadas de lado por los diputados.

El gobierno también quiere impulsar una reforma fiscal más profunda, luego de el Congreso aprobó durante el gobierno de Calderón dos proyectos oficialistas para elevar la débil recaudación tributaria, pero que fueron insuficientes.

"Hoy es el momento de discutir una reforma fiscal que fortalezca las capacidades del Estado para la provisión de servicios incluyendo a la seguridad pública", dijo Gómez Mont.

El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo en marzo en una entrevista con Reuters que el gobierno enviaría al Congreso este año un nuevo proyecto fiscal dirigido a ampliar la base tributaria y eliminar los tratamientos especiales.

El oficialista Partido Acción Nacional (PAN) no tiene asientos suficientes en el Congreso para sacar reformas y ha contado antes con el apoyo del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Pero el PRI está ofuscado con el oficialismo por haber hecho alianzas con la izquierda con las que logró derrotarlo en varios estados.