Washington. El gobierno de Barack Obama marcó un récord de deportaciones de inmigrantes indocumentados, alcanzando los 392.000 durante el año fiscal que acaba de terminar, que comprende entre octubre de 2009 y septiembre de 2010.

De acuerdo a los antecedentes entregados por la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, 195.000 de los deportados tenían antecedentes penales.

El año previo la cifra alcanzó 389.000 deportados.

De los deportados durante este año, 71% corresponde a mexicanos, informó Univisión.

Napolitano indicó que el gobierno estadounidense “se ha centrado en velar por el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración de una manera sensata y eficaz, que le da prioridad a la seguridad pública y nacional”.

Añadió que ello “ha producido resultados históricos, y se ha deportado a más delincuentes extranjeros condenados que nunca antes y se han emitido más sanciones pecuniarias que durante todo el gobierno anterior contra empleadores que infringen las leyes de inmigración".

Napolitano puntualizó que el enfoque de su agencia está centrado en deportar a delincuentes.

Según la directora de servicios intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, la cantidad de delincuentes deportados ha aumentado en 71% con respecto al gobierno de George W. Bush.

Janet Napolitano aseguró que la actual administración ha hecho "todos los esfuerzos para hacer segura la frontera" del suroeste, colindante con México.