Asunción, EFE. El gobierno paraguayo anunció que no otorgará este año el indulto que se concede a los presos y que responde a una tradición anual que ampara esa gracia, informó hoy una fuente oficial.

El presidente Federico Franco, quien asumió el poder el 22 de junio pasado tras la destitución de Fernando Lugo en un controvertido juicio político, adoptó esa determinación que rompe con una costumbre anual de indultos que coinciden con las fiestas de Fin de Año y que en 2012 benefició a 104 reos.

Franco argumento que "cada persona recluida tiene los mecanismos legales para obtener su libertad, que es el cumplimiento de su pena", según se hace eco la agencia pública IP Paraguay.

La decisión del gobierno fue adoptada poco después de que el ministerio de Justicia y Trabajo y la Corte Suprema de Justicia remitieran al Poder Ejecutivo la nómina de los reos que cumplían con los requisitos jurídicos para recibir el indulto.

Si bien los nombres de la nómina no fueron divulgados por las autoridades, los medios de prensa locales informaron que en la lista de los 137 posibles beneficiados supuestamente se encuentra el ex ministro de Justicia y Trabajo Silvio Ferreira, condenado el 9 de junio de 2010 a cinco años y medio de cárcel por el delito de lesión de confianza.

Ferreira se desempeñó como ministro del Gobierno del presidente Luis González Macchi desde 1999 y renunció en febrero de 2002 en medio de acusaciones que le vinculaban a un caso de supuesto secuestro y tortura de dos militantes de un grupo de izquierda.

Diego Abente, su entonces sucesor en el cargo, denunció que durante la gestión de Ferreira se desviaron en el ministerio recursos equivalentes a US$1,2 millones de unos fondos destinados a la construcción y mantenimiento de cárceles.