El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció este jueves la decisión de su gobierno de llevar a juicio penal al asambleísta de Pachakutik, Cléver Jiménez, por divulgación de documentos públicos reservados.

El mandatario justificó el allanamiento realizado por pedido de la Fiscalía General a la oficina del legislador y también al domicilio de su asesor, el exsindicalista Fernando Villavicencio la noche del 26 de diciembre pasado y reiteró lo dicho en su sabatina pasada que "lo descubierto es contundente y extremadamente grave... el allanamiento se hizo en apego a la Ley".

Además, aseguró que ese allanamiento también fue pedido por la Presidencia de la República, por lo que dijo que "nosotros somos las víctimas" y no Jiménez y Villavicencio por lo que pidió a los medios de comunicación no victimizar a estos "dos sujetos".

Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia, quien acompañó al mandatario en el diálogo con los medios de comunicación en el ministerio del Deporte, confirmó que él solicitó el allanamiento y adelantó que lo encontrado en las computadoras de Villavicencio y de Jiménez será revisado por la Policía para determinar si en esos aparatos se encuentran los mails "hackeados" y confidenciales tanto del presidente Correa como de otros funcionarios de Estado.

La divulgación de documentos públicos reservados puede ser castigada con hasta 6 años de prisión.

Correa sugirió la posibilidad de que Jiménez haya recibido financiamiento "de algún lado" para "tener hackers profesionales y recursos", pero insistió que esta hipótesis será parte de la investigación de la Fiscalía. Además recordó que Jiménez, Villavicencio y una tercera persona ya tienen una sentencia de 18 meses de prisión por difamar al presidente de la República y para lo cual se le levantó la inmunidad parlamentaria.